Acupuntura y desintoxicación

Actualmente en el mundo la drogadicción alcanza dimensiones incontrolables, que se traducen en la aceleración del proceso de descomposición social manifiesto en la violencia, delincuencia y destrucción del ser humano. Es prioritario, por tanto, dar paso a la creación de estrategias que contemplen en forma integral la prevención, el tratamiento y la rehabilitación, a partir de métodos y terapias que reconstruyan al individuo desde el interior y no mediante factores externos o con el uso de drogas sustitutas (fármacos) que lejos de propiciar la integración de la persona, le aíslan y mantienen en situaciones marginales que conllevan al rechazo y la soledad. 

La Medicina Tradicional China en general y la acupuntura en particular, ha demostrado ser un tratamiento indudablemente eficaz para el paciente adicto.  

Los resultados hablan por sí mismos: de un grupo de 8 mil cocainómanos tratados con auriculoterapia en el Hospital Lincoln de New York, el 40% rindió exámenes de orina limpia después de 8 semanas de tratamiento continuo y reportaron menores síntomas de depresión, así como disminución del deseo de consumo y aversión creciente al entorno en el que se consumía la cocaína.

Por ello, países con los sistemas de salud más avanzados han adoptado en sus clínicas de desintoxicación esta ciencia milenaria, que acelera significativamente la eliminación del síndrome de dependencia a gran variedad de drogas, incluyendo opiáceos, alcohol, mariguana, cocaína y nicotina, además de ser efectiva para el control del síndrome de abstinencia agudo y promover una mejor participación de los pacientes en sus programas de rehabilitación personal y social, así como de reducir el número de recidivas a mediano y largo plazo. De igual forma, por su amplio margen costo-beneficio, la acupuntura constituye una alternativa viable para enfrentar el problema de la drogadicción en los estratos sociales más desfavorecidos. El costo de un año de desintoxicación con acupuntura es inferior a la suma que se desembolsa por 4 semanas de atención en algunas clínicas privadas.  

                                                                                                                        

¿Cuándo empezó a usarse acupuntura en pacientes farmacodependientes?

En 1972, el Dr. H. L. Wen, un renombrado neurocirujano de Hong Kong, pasó un mes en China estudiando las técnicas de anestesia acupuntural.  

A su regreso, junto con la Dra. Margaret Patterson, Directora de Cirugía del Grupo de Hospitales Tung Wah, y el Dr. Cheung, colaborador de ambos, seleccionaron algunos pacientes programados para cirugía que estuviesen dispuestos a recibir anestesia con acupuntura en lugar de óxido nitroso. Asimismo, se recurrió a la electroacupuntura para paliar el dolor postquirúrgico.  

Sin saberlo los médicos, algunos de los pacientes reclutados para la anestesia acupuntural eran adictos a distintas sustancias: opio, heroína, morfina, nicotina y alcohol. Dichos pacientes informaron a Wen y su equipo que durante las semanas en que recibieron acupuntura habían perdido el deseo de consumir drogas, cigarrillos o alcohol. Los testimonios alertaron a los especialistas quienes iniciaron a partir de entonces un protocolo de investigación.  

En 1973, estos tres médicos trataron 40 casos de farmacodependencia, 30 adictos al opio y 10 a la heroína. Utilizaron un punto localizado en la porción media e inferior de la concha cava en el pabellón auricular.

Insertaron agujas bilaterales hasta una profundidad de 0.5 cm, las cuales se conectaron a un estimulador mediante electrodos de caimán. 

La intensidad de la corriente se aumentó hasta que el paciente sintiera un ligero hormigueo.  

El tratamiento duró 30-40 minutos y se aplicó dos o tres veces al día de tres a cinco días durante la etapa aguda de abstinencia. Después, se aplicó un tratamiento cada día los siguientes cuatro o cinco días. De los 40 casos, 39 superaron su adicción y fueron dados de alta.  

En los treinta años que han pasado desde esta experiencia pionera, se ha replicado, investigado y mejorado el esquema inicial propuesto por Wen y sus colaboradores y a unos instantes del fin del milenio las clínicas de desintoxicación suman ya varios cientos en el mundo.  

En 1974, el Dr. Michael O. Smith, psiquiatra entrenado en Medicina Oriental, desarrolló el Programa con Acupuntura para Abuso de Sustancias en el Hospital Lincoln de Nueva York, aplicando en los últimos 25 años más de medio millón de tratamientos acupunturales. 

Al principio, se utilizó en Lincoln el método propuesto por Wen, con estimulación eléctrica suave en el punto auricular de “pulmón”, sin Embargo accidentalmente se descubrió que era innecesaria para producir alivio sintomático y que la manipulación simple es suficiente para alcanzar resultados óptimos.  

Esta observación coincide con los postulados generales de la acupuntura, que mencionan que la estimulación fuerte tiene una acción sedante, mientras que la manipulación suave provoca un efecto “tonificante” y de mayor duración.  

Eventualmente, el Dr. Michael Smith desarrolló la fórmula de 5 puntos auriculares bilaterales que es la más utilizada en la actualidad. Dicho protocolo es efectivo para diferentes sustancias de abuso y en distintas etapas del tratamiento.  

La experiencia señala que la respuesta a la acupuntura es superior cuando se administra sin ningún tipo de preludio diagnóstico ni confesional.  

En virtud de que dicha respuesta es homeostática, no se requiere ajustar la fórmula de acuerdo a variaciones en el estado de ánimo, agitación o astenia profunda.

Investigación Controlada

En 1987, Bullock estudió a 54 sujetos alcohólicos recidivantes, elegidos de manera aleatoria para recibir acupuntura en puntos de acupuntura relacionados con las adicciones, o bien en puntos inespecíficos (placebo).  

La investigación se llevó a cabo en un centro hospitalario, pero el paciente tenía autorización para abandonar el programa a voluntad. A lo largo del estudio, los sujetos experimentales mostraron signifi cativamente mejores resultados al asistir con regularidad a su tratamiento y por reducir su necesidad de ingerir alcohol.  

También se encontraron diferencias significativas en favor del grupo experimental para los parámetros siguientes:  

1) Número de episodios de ingestión alcohólica.

2) Apreciación personal del efecto de la acupuntura sobre su deseo de beber.

3)Número de sujetos que ingresaron a unidades hospitalarias de desintoxicación para tratamiento relacionado con ingesta etílica. Bullock  repitió el mismo estudio usando una muestra más grande (n=40) y con un periodo de seguimiento más prolongado (seis meses). 21 de los 40 pacientes del grupo experimental completaron las 8 semanas de tratamiento, a comparación de 1 de los 40 controles.  

A partir de la publicación de estos artículos, hoy clásicos del ramo, la auriculoterapia se popularizó y en la actualidad ha sido adoptada por muchas unidades de desintoxicación, para tratar los síndromes de abstinencia agudo y crónico, así como para la prevención de recaídas.  

También la acupuntura corporal se ha utilizado con éxito para la desintoxicación. En Bulgaria, Toteeva y Milanov (1996) estudiaron en forma comparativa los resultados de un tratamiento médico convencional para el síndrome de abstinencia alcohólica (suero glucosado, vitamina C, complejo B, benzodiacepinas, hipnóticos y bloqueadores Beta), con la aplicación de los puntos corporales propuestos desde la postguerra temprana en Vietnam por el Instituto Nacional de Hanoi. En varios parámetros, tales como: deseo de beber, síntomas de depresión y apego a la terapia psicológica, la acupuntura resultó superior.

 

TRATAR LAS DROGODEPENDENCIAS CON ACUPUNTURA2

 

Intentar valorar la importancia del problema de las drogas en la sociedad actual, es asomarse a un mundo de cifras y estadísticas crecientes que puede resultar escalofriante.

 

En los últimos años , conforme el problema ha ido creciendo y sobre todo a raíz de su relación con el S.I.D.A., han surgido publicaciones de todo tipo que tratan de analizar el tema y orientar a los profesionales médicos y a la población en general sobre esta cuestión.

 

Y es que resolver el problema de un drogodependiente es una cuestión que desborda los límites del acto médico y termina convirtiéndose en una cuestión familiar y aun social. Como especialista en acupuntura y animado por lo que había visto en otros países, comencé hace 14 años a tratar toxicómanos, especialmente consumidores crónicos de heroína. En la idea de que una terapia natural, basada en la acupuntura ,acompañada de una dieta adecuada que desintoxicara el organismo y unos hábitos de vida saludables, podía ser más eficaz que los tratamientos farmacológicos habituales por varias razones:

 

1º- Porque no necesita ingreso hospitalario, con lo cual el coste del tratamiento resulta muy bajo y sin gasto farmacológico.

 

2º- En mi experiencia, el síndrome de abstinencia de menos de 24 h. puede controlarse entre 3 y 5 días, reduciendo los síntomas a un 15-20% del total, con la ventaja añadida de que el paciente en ningún momento está sometido al estado de obnubilación o letargia que padece con los fármacos.

 

3º La recuperación física del paciente se manifiesta entre 10-12 días, obsevándose la recuperación rápida de peso y la normalización de todas las funciones orgánicas, sin medicación.

 

4º- De una manera natural y sin pasar por “nuevas dependencias” se van corrigiendo todos los síntomas secundarios que acompañan al estado de drogodependencia, tales como:

estreñimiento crónico, atonía intestinal, diarreas, anorexia, astenia, falta de reglas en la mujer (amenorrea secundaria), depresión psíquica, ansiedad, labilidad emocional, etc.

 

5º- Destacar como dato muy positivo, el gran beneficio que los pacientes observan en su estado de ansiedad y nerviosismo, obteniendo un estado de relajación y energía desde las primeras sesiones.

 

6º- Valorar el efecto psicológico beneficioso que puede resultar de trabajar con agujas y moxa lo cual permite abundar en la idea de que el problema no está en las agujas (que también sirven para curar) sino en la actitud del individuo ante las mismas.

 

Esta última idea me llevó a afrontar la insuficiencia de la acupuntura para resolver el problema en toda su magnitud. Dado que un tratamiento de desintoxicación con acupuntura, siendo eficaz, es insuficiente sino va acompañado de una psicoterapia adecuada que abarque todo el entorno del paciente y su psicología frente a los tóxicos.

 

De todas las opciones que pueden encontrarse en nuestra ciudad, elegí, como la más adecuada y afín a mis planteamientos, la del “Proyecto Hombre” por ser la más integral a la hora de afrontar todo el ambiente que rodea al paciente ( Con grupos de familia, de amigos, etc.) y la más seria y eficazmente estructurada en la rehabilitación total del toxicómano y su reinserción social.

 

Y por ser una institución sin ánimo de lucro a pesar de no ser de titularidad pública . En España ninguna institución pública, ha usado la acupuntura en un servicio de este tipo, pero en otros países no ha sido así.

 

En Estados Unidos las clínicas de desintoxicación con acupuntura se han extendido bastante, siendo la mayoría de ellas, servicios públicos gratuitos que no solo tratan drogadictos sino también alcohólicos y otras dependencias.

Hasta el extremo que se ha creado un organismo con sede en Nueva York que coordina los resultados y trabajos de investigación de todas ellas; es la N.A.D.A.(National Acupunture Detoxification Asotiation). Esta institución está presidida por el Dr. Michael Smith, un psiquiatra experto en acupuntura que dirige el Servicio de Psiquiatría del Lincoln Hospital del Bronx. En su servicio compartimos experiencias muy interesantes y útiles, pero sobretodo un entusiasmo absoluto y una voluntad inquebrantable de ayudar a los dependientes con esta medicina natural.

 

No solo en Estados Unidos se ha extendido el uso de la acupuntura para las dependencias tóxicas, también en los países que formaban la antigua Unión Soviética se usa, sobre todo en alcohólicos. Hoy en día, van surgiendo nuevas formas de dependencia y otras sustancias que también pueden ser tratadas con acupuntura como la cocaína, la metadona, el éxtasis, etc.

 

En definitiva, debe quedarnos al menos la esperanza de que existen fuentes de luz para salir del oscuro y desesperanzador mundo de las drogas.

¿CUÁL ES EL ORIGEN DEL TRATAMIENTO DE LAS ADICCIONES CON ACUPUNTURA?3

 

Los programas de desinto-xicación con acupuntura tienen cerca de treinta años en el mundo, empezaron cuando el doctor Wen, un neurólogo de Hong Kong, estudió analgesia profunda con acupuntura, después trabajó con sus pacientes, quienes le dijeron que con sus tratamientos acupunturales de anestesias se les quitaban las ganas de meterse heroína y opio. A raíz de ahí se empezó a estudiar y difundir el programa, basado en la auricoloterapia —puntos en la oreja— y la electroacupuntura.

 

La historia del programa en Estados Unidos es muy trágico: el primer director del programa fue asesinado y las autoridades sanitarias cerraron el lugar donde daba consulta, alegando una serie de irregularidades. Pero entonces los Panteras Negras, una banda puertorriqueña, impulsó el programa porque la droga estaba acabando con ellos. Es una especie de bodega del hospital se formó el centro de desintoxicación, y a partir de entonces empezó a funcionar.

 

Actualmente generan una gran cantidad de información, tratan entre doscientas y trescientas personas al día, en una especie de consulta externa. Aparte hacen terapias individuales que abarcan adicciones como alcoholismo, tabaquismo, comedores compulsivos, heroinómanos, hasta ejecutivos con estrés. El programa se ha ido implementando en diferentes partes del mundo y aquí empezamos por casualidad también: un paciente me preguntó si se podía hacer algo por los niños de la calle adictos con la acupuntura, le dije que sí y empezamos a trabajar.

 

¿Por qué funciona la acupuntura para las adicciones?

 

A nivel del Sistema Nervioso Central (SNC), la adicción afecta sobre todo las estructuras del sistema límbico, que es el sistema de supervivencia del ser humano. Ataca fundamentalmente una cosa que se llama cascadas de recompensa, las cuáles provocan la satisfacción del ser humano.

 

Lo que hace la droga es llegar al sistema límbico y meter un engrane de más, una especie de aditivo sin el cual la máquina ya no funciona igual. Desencadena un desequilibrio entre los sistemas simpático y parasimpático, lo que ocasiona que la conducta del adicto, y sobre todo su conducta motora, se centren en la necesidad de la droga. No hay una intervención directa de la conciencia para curar un adicto. Los planes psicológicos, a pesar de que están muy bien intencionados, son como el florero de la mesa, no explican la estructura del edifi cio. Lo que llena la acupuntura es eso. Tratamos con el cuerpo del niño le permitimos que se restablezca a nivel bioquímico de los neurotrans-misores y de su propia conducta; que su cuerpo encuentre una salida. Está demostrado que la acupuntura estimula los neurotransmisores, y eleva el nivel de endorfi nas

y serotomina.

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 

1. Humberto Brocca y Sandra Tovar Kuri. Acupuntura y desintoxicación I. 

Revista LiberAddictus, núm. 33, noviembre, 1999

http://www.infoadicciones.net/Pdf/0411-34.pdf:

 

2. Dr. Manuel Ignacio Yzuel Sanz. 2002. Revista Balance de  una Aventura. Tratar las drogodependencias con Acupuntura. Zaragoza, España.

3. Dr. Humberto Brocca. 2004. Revista LiberAddictus. Acupuntura con niños

Consumidores. Mexico DF.

Fuente: http://gabybiologycr.over-blog.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *