Tratamiento para hígado graso con acupuntura

 

El hígado graso (esteatosis hepàtica) es una enfermedad del hígado caracterizada por acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas. La acumulación de grasa puede llevar a inflamación hepática, con la posibilidad de desarrollar fibrosis y finalmente terminar en una patología  hepática crónica (cirrosis). Se considera que la obesidad, la diabetes y el colesterol favorecen el desarrollo de esta enfermedad.

 

Existen dos tipos de esteatosis hepática o hígado graso:

 

  • Hígado graso de origen alcohólico, es aquel que se da comúnmente en personas que sufren de alcoholismo.

 

  • Hígado graso no alcohólico, se puede dar en personas con una dieta alta en grasas e hidratos de carbono y baja en proteínas.

 

El tratamiento del hígado graso se basa fundamentalmente en la dieta que favorece la pérdida de peso y el aumento de la actividad física. La regularidad en los horarios de descanso y comida, y la estabilidad emocional también contribuyen a detener la enfermedad.

 

Teniendo en cuenta que la mayoría de casos que se diagnostican de hígado graso son causados por los hábitos y por el estilo de vida que seguimos hoy, es evidente que el hígado graso o esteatosis hepática se puede prevenir. Incluso no solo podemos decir que se puede prevenir, sino que en caso de ser detectado y estar ya presente, se puede curar.

 

Para prevenirlo es importantísimo seguir un estilo de vida saludable, basado en el seguimiento de una dieta variada y equilibrada, rica en alimentos frescos y saludables, y baja en grasas.  La clave, como vemos, está en evitar el sobrepeso y la obesidad, y en mantener una alimentación lo más saludable posible.

 

Dado que el alcohol es otro de los enemigos para la salud de nuestro hígado, y que interviene de forma decisiva en la acumulación de grasa en este órgano, es fundamental eliminar por completo el alcohol de nuestra dieta o reducir por completo el consumo de cualquier tipo de bebida alcohólica.

 

Cuando practicamos ejercicio físico con regularidad aumentamos nuestro metabolismo y quemamos grasas. Es una actividad que ayuda de forma muy positiva en caso de tener hígado graso, especialmente si practicamos algún tipo de ejercicio aeróbico y correr o caminar. Basta con practicarlo con cierta regularidad, a ser posible cada día y durante al menos 30 minutos cada vez.

 

Los niveles altos de colesterol y de triglicéridos pueden igualmente influir en su aparición, es conveniente reducir los niveles altos de grasas en la sangre. En este caso, los consejos preventivos indicados anteriormente son igualmente útiles y recomendados.

 

Según la Medicina Tradicional China un hígado graso estaría relacionado  con la acumulación de Flema de Tan y Humedad-Calor. Síntomas característicos de este síndrome son la fiebre moderada, orina escasa y oscura, sensación de plenitud y dolor en pecho e hipocondrios, nauseas, vómitos, distensión abdominal, gusto amargo en la boca, ictericia, pérdida de apetito, sensación de pesadez, esclerótica amarilla. La lengua  roja con saburra amarilla y espesa. El pulso rápido, resbaladizo y de cuerda.

 

Las causas (etiología) que provocan un hígado graso  son el excesivo consumo de alimentos grasos, lácteos y azúcares, la insuficiencia del Bazo y el estancamiento del Qi del Hígado.

 

La insuficiencia del Bazo es la responsable de la formación de humedad que provoca la obstrucción del flujo del Qi y su estancamiento. Este estancamiento  provoca la distensión y dolor en pecho e hipocondrios y a su vez es el causante de las náuseas, los vómitos  y la distensión abdominal al invadir el estómago impidiendo el correcto flujo descendente de su Qi.

 

El principio terapéutico consistirá en eliminar la Humedad, tonificar el Bazo, regular el Qi del Hígado y dispersar el calor.

El colesterol y los triglicéridos, son pues, un desarreglo alimenticio y metabólico que deja un exceso de grasa que va a depositarse en las arterias y el terreno en general. Por tanto deberemos activar el metabolismo hepatobiliar y bazopancreático, así como estabilizar el Qi.

Activamos: Yuan del Hígado y Bazopáncreas: 3H y 3BP.
Potencia del estómago: 36E.
Los puntos Shu de H, Vb, BP, C: 15V, 18V, 19V, 20V.

Puncionar: Xi: 36VB, 34E, 6C, 6H, 8BP.
Xuehai: BP 10.

El tratamiento se encuentra supeditado al diagnóstico que realice el especialista medico en Acupuntura.

Fuente: Harvey Rivadeneira Galiano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *