Tratamiento de la psoriasis con dos técnicas acupunturales

LogoAPLS2

 

Se hizo un estudio experimental en 41 pacientes con psoriasis, mayores de 15 años, que asistieron a la consulta de Dermatología del Hospital General Santiago en el 2004, para lo cual se formaron 2 grupos: uno sería tratado con acupuntura y otro con siembra de cat- gut.  La evolución de ambos grupos terapéuticos fue satisfactoria, pues se eliminaron los síntomas y signos en 72,0 % del primero y 75,0 % del segundo, de manera que solo en  26 % persistieron las lesiones, de donde se infiere que la utilización de las 2 técnicas proporciona resultados tan eficaces como la terapia medicamentosa en estos casos, independientemente de la edad, el sexo y la localización de las lesiones.

Descriptores: PSORIASIS; TERAPIA POR ACUPUNTURA; ENFERMEDADES DE LA PIEL; CATGUT

Límites: HUMANO, ADULTO

Dra. Caridad  Jacas García, 1 Dra. Daisy  Bolívar Hernández 2  y Dra. Adis Caballero Orduño 3

————————–

La psoriasis es una dermatosis crónica inflamatoria, genéticamente multifactorial, caracterizada por eflorescencias eritematoescamosas que evolucionan por brotes. 1 La variación de su intensidad suele ser vitalicia y afecta a 2 – 6 % de la población mundial, con una incidencia entre 0,5 y 3 % en Cuba.

Las primeras manifestaciones clínicas tienden a ocurrir entre la segunda y tercera décadas de la vida, aunque se ha descrito su aparición en personas más jóvenes o gerontes de 80 años. Su patogenia está determinada por una proliferación ingobernada de la epidermis, atribuible a muy diversos factores, tanto del huésped como ambientales. 2, 3

La enfermedad no produce prurito, 4 aunque muchos pacientes aseguran que sí.  Por el aspecto de las lesiones, que la distinguen de un modo especial, ocasionalmente son rechazados quienes la padecen, lo cual hace que los afectados generalmente se aíslen por temor a no ser aceptados en su medio social. 4, 5 Tal situación provoca alteraciones afectivas, que aunque se les resta importancia hasta el punto de no atribuírselas al cuadro morboso en sentido general, en la práctica se evidencia su marcado efecto.

Las placas eritematosas y pápulas pueden desaparecer como resultado del tratamiento, pero las recaídas son casi inevitables por los variados factores desencadenantes.

Los métodos terapéuticos difieren según la localización de las lesiones, la extensión, la duración de la terapia previa y la edad del paciente.

Se han utilizado múltiples principios activos, vehículos y métodos físicos, como se recoge en un estudio realizado por García Mora 6 sobre el uso de los medicamentos para tratar lapsoriasis en los últimos 100 años, distribuidos en 27 grupos de todas las formas medicamentosas.

Conociendo que una de las acciones terapéuticas es la acupuntura, las autoras decidieron describir la evolución de los pacientes luego de haber sido beneficiados con 2 técnicas de este proceder. 7 – 9

Desde el punto de vista acupuntural, la psoriasis puede ser causada por déficit de Qi de pulmón o exceso de hiperactividad de calor o de yang de hígado, bazo o riñón. 10 Entre otras funciones, el pulmón activa el flujo de Qi y se comunica con la piel y los vellos, de modo que distribuye el Qi defensivo y los líquidos corporales para calentar y lubricar los músculos y la piel. Los excesos en hígado, corazón y bazo, así como la deficiencia de riñón, afectan la actividad pulmonar.

Numerosos autores recomiendan la combinación de puntos para tratar esta dermatosis, 7 – 9 ya sea a través de la inserción de agujas de acupuntura o la siembra de cat-gut cromado; técnica que viene aplicándose desde hace apenas unos 30 años. 11, 12

Basados en textos de diferentes épocas y la experiencia actualizada de acupuntores chinos, vietnamitas y coreanos, los investigadores han podido establecer reglas para el empleo de los puntos de los meridianos principales, mediante una selección específica de ellos.  En este trabajo se describe la evolución clínica de la psoriasis con la aplicación de 2 métodosacupunturales en pacientes atendidos en consulta externa del Hospital General “Dr. Juan Bruno Zayas” de Santiago de Cuba, durante 7 meses.

MÉTODOS

Se hizo un estudio experimental con muestras aleatorias independientes, para lo cual se formaron 2 grupos terapéuticos: el primero integrado por 25 pacientes que fueron tratados con acupuntura y el segundo conformado por 16 con siembra de cat-gut; en ambos se tuvieron en cuenta: la edad, el sexo y la localización de las lesiones. Los datos se codificaron según formato de la encuesta.

Se establecieron los criterios clínicos de la psoriasis, teniendo en cuenta la presencia de lesiones máculo-pápulo-eritematoescamosas en placas de bordes bien definidos, con signos de manchas de esperma.

Los pacientes fueron aglutinados por edades, en grupos decenales de 15 a 66 años, así como también según el sexo.

La localización en las diferentes partes del cuerpo se clasificó como sigue:

  • Generalizada: Cuando predominaban las partes enfermas sobre la piel sana.
  • Vulgar o habitual: Cuando se localizaba en lugares anatómicos específicos: cuero cabelludo, codos, rodillas, región sacra u otros.

Se anotaron los síntomas referidos por los pacientes, que en muchos casos consistían en prurito y trastornos afectivos y del sueño, todos los cuales fueron tratados a pesar de no presentarse en la mayoría de los integrantes de la casuística.

Se estudiaron las lesiones características de la enfermedad máculo-pápulo-eritematoescamosa, de bordes bien definidos y con abundantes escamas y eritema. 6,13, 14

Los pacientes fueron evaluados según los cortes previstos por grupo de tratamiento, cuyo seguimiento se hizo a través de las consultas programadas: 3 veces por semana para los tratados con acupuntura y cada 21 días para aquellos en los cuales se sembró cat-gut; en ambos casos hasta completar 6 evaluaciones: 6 ciclos de 10 sesiones para los primeros y 6 siembras para los segundos.

Al finalizar el plan terapéutico se consideraron las siguientes categorías:

  • Curado: Cuando desaparecieron las lesiones cutáneas y los síntomas subjetivos, aunque permanecieran máculas hipocrómicas residuales.
  • No curados: Cuando persistieron las lesiones máculo-pápulo-eritematoescamosas en la piel.
  • No prurito: Cuando los pacientes dejaron de percibir este síntoma subjetivo.

Tratamientos empleados

Los integrantes del primer grupo fueron tratados con acupuntura en los puntos seleccionados para este fin y estimulados cada 5 minutos. Antes de aplicar las agujas, se les estimulaba la piel lesionada con el martillo de 7 agujas de forma suave, rítmica y firme, por 3 ó 4 minutos, teniendo en cuenta la susceptibilidad de los pacientes. Resulta beneficioso el ligero sangrado o enrojecimiento de la zona para liberar energía de la lesión.

Se realizaron 10 sesiones terapéuticas en días alternos para descansar 10 días y reiniciar hasta completar 6 ciclos. Al final de cada ciclo se hizo una evaluación de cada caso.  Los puntos utilizados fueron: IG11; E 36; B 6; Du 20; PC 6; R 5 V 13; P 1; p 7.

A los pacientes del grupo de siembra se les infiltró un segmento de hilo de cat-gut cromado 3-0 ó 4-0, de 1 cm de largo (previo lavado con agua destilada y esterilización con alcohol de 75 y 95º)  por medio de un trocar nr 20 ó 22, con mandril acoplado y biselado. Se aseptizó la piel y con el trocar cargado se introdujo en ella, cuidando que el segmento de hilo quedara en el tejido muscular y no en el graso para facilitar su reabsorción. Luego se presionó el mandril al mismo tiempo que se retiró el trocar, y así quedó ubicado el hilo en el punto. Las siembras se efectuaron cada 21 días hasta completar 6.  Los puntos escogidos fueron: V 15, V 20; V 23; V 26.

Para la validación estadística de los resultados se aplicó el estadígrafo chi al cuadrado para probar la independencia entre las variables y la prueba de McNemar para medir la significación de los cambios. Se fijó una p = 0,05 (error de tipo 1), con un nivel de confiabilidad de 95 %.

RESULTADOS

En la serie primaron los pacientes de 26 a 55 años y las mujeres (tabla 1), pero la edad no guardó relación alguna con el sexo.

Tabla 1. Representación de la muestra según grupos etarios y sexo 

Grupos etariosSexoTotal
MasculinoFemeninoNo.%
15- 2524 614,6
26-35271126,8
36-4516 717,8
46-5572 922,0
56-6522 49,8
     66 y más13 49,8
Total152641 100,0

En esta casuística prevaleció la forma clínica generalizada (43,90 %), seguida de la habitual   (41,56 %), lo cual se explica porque los pacientes con la forma generalizada demandan mayor atención especializada y no porque precisamente sea esta la más frecuente (tabla 2).

Tabla 2. Distribución de la muestra según formas clínicas

Formas clínicasCantidad%
Generalizada18 43,9
Habitual17 41,3
Cuero cabelludo 6 14,6
Total41100,0

El grupo que recibió acupuntura quedó compuesto por 7 hombres y 18 mujeres; y el de siembra, por 8 y 8, respectivamente, con una proporción de participantes de 2 a 1 entre el primero y segundo (tabla 3).

Tabla. 3.  Pacientes según tipo de tratamiento

SexoAcupunturaSiembraTotal
No.%No.%No.%
 Masculino  7  28,0 8  50,015 36,6
 Femenino18  72,0 8  50,026 63,4
  Total25100,025100,041 100,0

P = 0,1537

Desde el punto de vista estadístico (p = 0,1357), ambos sexos fueron equivalentes en los 2 grupos de estudio.

La presencia del prurito en la muestra, al inicio y final del tratamiento (tabla 4), se distribuyó como sigue: en el grupo tratado con acupuntura, 22 lo refirieron al inicio (88,0 %) y solo 4 al final (16,0 %); en el que se sembró cat-gut, 11 (68,7 %) al inicio y apenas 2 al final (12,5 %). Todos los pacientes en los cuales no existía el síntoma, se mantuvieron así, mientras que disminuyó ostensiblemente en los que persistió, de manera que los favorables cambios obtenidos fueron significativos (p < 0,05).

Tabla 4  Evaluación de los signos de la psoriasis según tratamiento

SíntomasAcupunturaSiembraTotal
InicioFinalInicioFinalInicioFinal
No.%No.%No.%No.%No.%No.%
2288,44100,01168,7212,53388,5614,6
No312,82184,0531,31487,5818,53885,4
Total25100,025100,016100,016100,041100,041100,0

 

P = 4,3 x 10 ,9

La evaluación de los signos (tabla 5) reveló que en ambos grupos las lesiones psoriáticas estaban en todos los pacientes. Al final del tratamiento, solo 7 (28,0 %) de los que recibieron puntos de acupuntura, las tenían presentes; y en el de siembra de cat-gut, apenas 4 (25,0 %) continuaron con ellas.

En el primer grupo, las lesiones comenzaron a disminuir desde la primera evaluación y ya en la segunda habían desaparecido por completo en un paciente; a partir de la tercera fueron eliminándose todas hasta lograr que 18 integrantes de la muestra curaran definitivamente al finalizar el esquema terapéutico, para 72,0 %.  En el otro grupo también se produjo una alentadora mejoría desde la primera evaluación, de manera que en la segunda había 2 pacientes curados y al final sumaron 12 los que no tenían lesiones, para 75,0 % del total.

Tabla  5. Evaluación de los signos de la psoriasis según  tratamiento

Máculo-pápulo-

eritematoescamosa

AcupunturaSiembraTotal
InicioFinalInicio InicioFinal
No%No%No%No%No%No%
25100,0728,816100,0425,041100,01126,8
No1872,01275,03073,2
Total25100,025100,016100,016100,041100,041100,0

DISCUSIÓN

En sentido general, 73 % de los pacientes sanaron (75 % de los tratados con acupuntura y 72 % con siembra), lo cual convierte a los 2 métodos en mecanismos muy útiles para tratar la psoriasis. 12 – 15

En otros estudios 1963 16 se logró una curación de 25 % y una mejoría más o menos manifiesta: 38,5 % de 300 pacientes que recibieron histoterapia; pero existen trabajos previos sobre el uso de un derivado de la placenta humana, que ha reportado buenos resultados cuando se emplea durante largo tiempo, según ha dado a conocer Miyares Cao en Santiago de Cuba, al obtener que sanara 78 % de 100 afectados por esta enfermedad.

Si bien la acupuntura es muy beneficiosa para tratar esta dermopatía, al contrastar ambos procedimientos se comprobó que el grupo tratado con siembra de cat-gut evolucionó más rápidamente, pues en la cuarta evaluación, por ejemplo, más de la mitad de los pacientes tenían las lesiones curadas; logro atribuible al hecho de que la siembra estimula continuamente y de forma mantenida los puntos durante los 21 días que dura la reabsorción del hilo.  En el primer grupo, el estímulo fue intermitente (3 veces por semana) y solo mejoraron 8 de 25 de sus integrantes en ese período.

Al comparar lo obtenido por estos autores nos convencemos cada vez más de las evidentes ventajas de dichos procedimientos, pues por múltiples razones se les dificulta a los pacientes con psoriasis acceder permanentemente a los medicamentos indicados por su médico de asistencia, con los cuales se obtienen resultados muy similares a los nuestros, en los que solo intervienen el facultativo, las agujas y la voluntad mutua de curar esta enfermedad, de manera que puede asegurarse que superan en alguna medida a los tratamientos convencionales ya existentes. 16 – 20

ABSTRACT

Treatment of the Psoriasis With Two Acupuncture Techniques.

An experimental study was made in 41 patients with psoriasis over the age of 15 years, who attended the Dermatology visit at the “Dr. Juan Bruno Zayas” General Hospital of Santiago de Cuba in 2004. Two groups were formed: a group would be treated with acupuncture and another one with cat-gut culture. The progress of both therapeutic groups was satisfactory, because the symptoms and signs were eliminated in 72,0% of the first group and in 75,0% of the second one, so that in only 26% the lesions persisted.  Therefore, the use of the two techniques provides results as effective as those of the drug therapy in these cases, independently of age, sex and the localization of the lesions.   

Subject headings: PSORIASIS; ACUPUNCTURE THERAPY; SKIN DISEASES; CATGUT

Limits: HUMAN, ADULT

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. MiyaresCao C. Empleo de un gel de placenta humana en el tratamiento de la psoriasis. La Habana: Ministerio de Salud Pública, 1984: 1-15.
  2. Rook A. Psoriasis. En: Textbook of dermatology. 3 ed.New York: The Academy Press, 1979; vol 2I:13 – 67.
  3. Leung D. Evidence for Streptococcal superantigen driven process in acute guttate psoriasis. J. Clin Invest 1995;96(5):250-3.
  4. Skampcin TL. Antibiotics and corticosteroids agents in therapy of psoriasis.Dermatology 1989; 11 (1): 348-89.
  5. Anderson T. Psoriasis .Clin Med Norteam 1982;4:746-65.
  6. Sussman DV. Acupuntura: Teoría y práctica. Buenos Aires: Kier, 1993: 83-5.
  7. Emilio R. Diccionario de especialidades farmacéuticas. México, DF: Ediciones PML., 1995:678-9.
  8. Morón F, Leng M. Farmacología general. La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 2002:124-36.
  9. Jayasuriya A.Acupuntura clínica. Sri Lanka: ChandrakanthyPress, 1987: 226-7.

10.Masseman H. Enfermedades cutáneas e infecciosas y venéreas. 2 ed. La Habana: Instituto Cubano del Libro, 1985:23; 261- 8.

11.Vollmer C. Acupuntura [biblioteca virtual en línea] <http:://www.latinsalud.com/articulos>   [consulta: 11 Nov 2004].

  1. Acosta B, Mulet A. Digitopuntura. Holguín: Editorial Holguín, 1994:7-87.
  2. Álvarez González A. Mecanismo de acción de la analgesia acupuntural. La Habana: Editorial Ciencias Medicas,.1995:11-2.

14.Jaramillo J, Ming M. Fundamentos de medicina tradicional china. Bogotá: [s.n.], 1988:1-60.

15.Filkins J. La medicina complementaria y alternativa [en línea] <httpwww. Uuhsc.utac.edu/helthinfo/spanish/attmed/acupunc.htm> [consulta: 28 Oct 2004].

16.Ganajan D. Medicina alternativa. Acupuntura [en línea]    <http://www.rnw.nl/informarn/html> [consulta: 11 Nov 2004].

17.Qunyang Q. Aplicación clínica de la terapia de siembra de cat-gut. Beijing: Hospital Nangfang-Guang Sui, 1991:8-14.

18.Wong H. Medicina tradicional china [en línea]  <http:://www.acupuntura.edalter.com.ar> [consulta: 20 Oct 2004].

  1. Cuba. Ministerio de Salud Pública. Metodología para el trabajo de la medicina natural y tradicional. La Habana: MINSAP, 1997:11-31.

20.Krishnami N. Aplicación de medicina tradicional y terapias [en línea]  <http://www.geocities.comhost/ning/spa/8814/acupuntura.html> [consulta: 5 oct 2004].

Dra. Caridad  Jacas García. Edificio 39 Escalera D  Apto. 7 Micro 1-B, Centro Urbano “Abel Santamaría”, Santiago de Cuba

Especialista de I Grado en Anatomía Patológica.  Máster en Medicina Natural y Tradicional.
Profesora Asistente
2 Especialista de I Grado en Dermatología
3     Especialista de II Grado en Anatomía Patológica. Máster en Medicina Natural y Tradicional.
Profesora Asistente


CÓMO CITAR ESTE ARTÍCULO

Jacas García C, Bolívar Hernández D, Caballero Orduño A. Tratamiento de la psoriasis con dos técnicas acupunturales [artículo en línea]. MEDISAN 2004;8(4). <http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol8_4_04/san02404.htm> [consulta: fecha de acceso].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *