Medicina Tradicional China en trastornos 
de conducta alimentaria: Anorexia y bulimia

¿Qué son la Anorexia y la Bulimia? La anorexia es un trastorno alimentario, caracterizado por la ausencia anormal de apetito. Las causas de la anorexia pueden ser diversas, entre las que destacan las fisiológicas (por ejemplo en el proceso de envejecimiento) y las psicológicas. Debido a estas causas psicológicas englobamos a la anorexia nerviosa, de la que nos vamos a ocupar.
Las personas con este trastorno tienen un miedo exagerado a aumentar de peso, incluso cuando éste es insuficiente.
La bulimia nerviosa es un trastorno en el que la persona tiene episodios más o menos frecuentes de ingestión excesiva de alimentos, provocando una sensación de auto-rechazo y como consecuencia a la búsqueda de medidas purgativas, como el vómito, el uso de laxantes, ejercicio excesivo, etc.
En numerosas ocasiones ambos cuadros aparecen juntos, combinándose e interactuando.

Causas de la anorexia nerviosa y de la bulimia nerviosa

Las causas de ambas patologías no se conocen con exactitud. En las dos están implicados una serie de factores, entre los que destacan los siguientes:

Personas autoexigentes.
Baja autoestima.
Personas inteligentes, reflexivas, obsesivas, perfeccionistas, comportamiento orientado en exceso al logro de metas.
Vivir en una sociedad en la que se valora positivamente la delgadez.
Antecedentes familiares de dichas patologías.
Tener problemas alimentarios o gastrointestinales durante la primera infancia.
Haber tenido problemas de aceptación relacionados con el peso, en la infancia.
Suelen ser más frecuentes en mujeres de raza blanca, en la adolescencia, aunque debido a los cambios experimentados en los últimos años en los hábitos de estética y auto-cuidado de los hombres, estos desequilibrios cada día son más habituales en el sexo masculino.

Síntomas y diagnóstico

Los primeros síntomas con los que podemos sospechar de la existencia de estos trastornos podrían ser:

Repentina e importante pérdida de peso, y creciente preocupación por la alimentación, disminución de la ingesta e incremento de la práctica de ejercicio.
Predilección por comer a solas, y por ciertos alimentos hipocalóricos, con restricción notable por otros.
Distorsión de la propia imagen corporal.
Negación de la patología.
Clara inapetencia sexual.
Acudir al baño después de las comidas.
Tendencia exagerada a pesarse.
Comidas abundantes, ingeridas con ansiedad y con rapidez.
Adopción de medidas purgativas, como laxantes, diuréticos o ejercicio excesivo.
Irritabilidad, estado de ánimo depresivo, intromisión.
El diagnóstico es puramente clínico, con la constancia de la disminución importante de peso, junto con los síntomas descritos anteriormente y descartando otras patologías que puedan justificarlo, como podrían ser distintas causas fisiológicas, como trastornos endocrinos, metabólicos, etc.
Los síntomas que pueden aparecer durante el transcurso de estas enfermedades, pueden abarcar:

Depresión.
Astenia.
Caries.
Piel pálida, amarillenta.
Amenorrea.
Alteraciones cognitivas, como mala memoria, confusión.
Atrofia muscular, hipotonía, calambres musculares.
Mareos, vértigos.
Insomnio.
Hipotensión arterial.
Aversión exagerada al frío, etc.
Como posibles complicaciones pueden aparecer:

Problemas cardíacos, como palpitaciones, arritmias, bradicardias, etc.
Deshidratación.
Hipopotasemia.
Desnutrición.
Estreñimiento severo.
Convulsiones, etc.

 


La acupuntura en el tratamiento y abordaje de la anorexia nerviosa y bulimia

Explicación de la anorexia nerviosa y bulimia desde la perspectiva de la MTC (Medicina Tradicional China).
La MTC es una medicina ancestral, holística, donde se considera que no existen enfermedades, sino enfermos, viendo a éstos como un ser global, con influencia no sólo en la esfera física, sino también la psicológica, la espiritual, etc., y por tanto no se limita a lo que sucede en el órgano afectado, sino en todo el organismo, considerando también las influencias externas.
Las dos teorías básicas de la MTC son el Yin-Yang, es decir los dos opuestos complementarios, que representan la interacción dinámica necesaria para que el conjunto final resulte equilibrado. El Yin representa la oscuridad, profundidad, tranquilidad, «el lado sombrío de la montaña», y el Yang representa la luz, actividad, movimiento, «el lado soleado de la montaña». Cuando se produce el desequilibrio entre ambos aparece la patología, y su separación total, la ruptura de esta dualidad, supone la muerte.
La teoría de los Cinco Elementos ó Wu Xing) representa las 5 fases de transformación de la energía vital o Qi, y a su vez cada fase se relaciona con un color, sabor, esfera funcional, orientación, emoción, etc. Estos Cinco Elementos tienen que estar en equilibrio. Hay una relación de Generación, en el que cada órgano (Madre), genera o crea o «ayuda a la expresión» de otro (Hijo), y otra relación de control, para evitar desequilibrios, una «expresión exagerada» de un órgano concreto. Así, todos los órganos son controlados y controladores.
C – Corazón. ID – Intestino Delgado.
P – Pulmón. IG – Intestino Grueso.
B – Bazo. E – Estómago.
PC – Pericardio. SJ – San Jiao.
H- Hígado. VB – Vesícula Biliar.
R – Riñón. V – Vejiga.
La Acupuntura es un arte milenario, basado en la inserción de finas agujas en determinados puntos pertenecientes a diferentes meridianos, canales por los que circula el Qi, sustancia fundamental del organismo y del universo, energía vital, «lo que distingue a un vivo de un muerto». Con la inserción de estas agujas en dichos puntos se pretende regular la circulación del Qi, eliminando los posibles estancamientos o bloqueos para restablecer la libre circulación de esta energía vital, y volver a instaurar el equilibrio u homeostasis, necesario para el correcto funcionamiento del organismo.
La palabra moxibustión proviene del japonés mokusa (Artemisa), literalmente planta que quema. Podríamos definirlo como método de cauterización para armonizar, es decir es una técnica para prevenir y tratar patologías a través del calor, calentando el Yang, eliminando el frío y beneficiando el fuego de Mingmen (Puerta de la Vida).
La auriculoterapia, es decir el método terapéutico de tratamiento y diagnóstico a través del pabellón auricular. Especialmente útil para tratar las manifestaciones psicoafectivas del paciente.

Entre otras técnicas de la MTC que podríamos destacar, mencionamos:

Ventosas.
Acupuntura cutánea (martillo de siete puntas).
Microsangradura.
Acupuntura intradermal (chinchetas, agujas intradérmicas).
Craneopuntura.
Electroacupuntura.
Láser.
Desde el punto de vista de la MTC encontramos la explicación de estos trastornos en el perfil que hemos mencionado con anterioridad de los pacientes que sufren estos desequilibrios. Hemos aclarado que se trata de pacientes autoexigentes, reflexivos, obsesivos, alto nivel intelectual, con baja autoestima, preocupado en exceso por la imagen que la sociedad percibe de ellos.
Esto en MTC lo podemos traducir en una insuficiencia de bazo y corazón, a la que podemos llegar por diferentes causas como una excesiva actividad intelectual, problemas digestivos de base, alteraciones emocionales, mala alimentación, etc., con una insuficiencia de bazo y corazón aparecerán alteraciones del Shen (espíritu). Esta insuficiencia dará síntomas a nivel global:

La insuficiencia de bazo y corazón, dos órganos directamente relacionados con la formación de la Sangre (Xüe) y con los vasos sanguíneos (bazo comanda la sangre, es decir ésta necesita de la función del bazo para convertirse en tal; corazón relacionado con la acción motriz de la sangre, y gobierna los vasos sanguíneos), producirán una insuficiencia de Xüe, que afectará al Shen, produciendo alteraciones a nivel emocional como mala memoria, estado anímico depresivo, confusión, desorientación, mareo, vértigo, insomnio con múltiples ensueños, etc. Conjuntamente existirá una insuficiencia de Qi, por la mala alimentación, por la insuficiencia de bazo que impedirá que dicho órgano transforme los alimentos y líquidos en energía vital, etc. Esta Insuficiencia de Qi será la responsable de síntomas como la astenia, la apatía, la sudoración espontánea al mínimo esfuerzo, etc.
Otro órgano directamente relacionado con la sangre, es el hígado, que la almacena cuando el organismo está en reposo y hay menos necesidad de sangre, y al revés, cuando hay mayor necesidad la hace circular. Recordamos que el hígado es el órgano encargado de mantener libres las vías del Qi, para que éste fluya, se distribuya y difunda correctamente. Cuando esta función está alterada aparecerán fundamentalmente problemas psicoafectivos-emocionales como estado anímico depresivo, irritabilidad, sensación de opresión torácica, etc. Por lo tanto, en estos pacientes, que en un porcentaje alto tienen una alteración emocional de larga evolución (principalmente problemas de aceptación en edad escolar por sobrepeso o imagen exterior) podemos encontrar un bloqueo de Qi hepático, que también explicaría los síntomas de irritabilidad, depresión y sensación de opresión torácica.
Aparecerán alteraciones a nivel digestivo, el bazo no transformará ni transportará adecuadamente los alimentos y líquidos orgánicos, y pueden aparecer malas digestiones (dispepsias), intolerancia a alimentos grasos, gases (meteorismos), borborigmos, etc.
Aunque hemos comentado que la insuficiencia de bazo y corazón producirá una insuficiencia de Qi y sangre, el síndrome podría evolucionar también hacia una acumulación de humedad (por la insuficiencia de bazo) dando síntomas como sensación de embotamiento, «como si la cabeza estuviese vendada», plenitud torácica y abdominal, entumecimiento de los miembros, lasitud, mareos, falta de apetito, etc.
Esta humedad puede transformarse en flema, que entre otras opciones, puede afectar al Shen (la flema obstruye los orificios del Shen).
Asímismo la insuficiencia de sangre que conllevan estas patologías producirán desarreglos a nivel ginecológico o genital, como amenorrea, menstruaciones irregulares, impotencia, esterilidad, y a nivel global, como estreñimiento, palidez, astenia, apatía, palpitaciones, atrofia muscular (relación directa del bazo con músculos) ausencia de sed, hipotensión arterial, aversión al frío (son personas frioleras porque el bazo, en disfunción, no transporta la energía de los alimentos y los líquidos a las extremidades, por lo que serán pacientes con manos y pies fríos, incluso en verano).
Si los hábitos de estos pacientes no cesan (vómitos continuados, diarreas continuas provocadas por el abuso de laxantes) pueden aparecer complicaciones más graves, como convulsiones, desnutrición grave, osteoporosis, erosión dental, deshidratación, disminución de glóbulos blancos con una inmunodeficiencia y mayor susceptibilidad a padecer enfermedades. Estas complicaciones suelen requerir hospitalización y alimentación intravenosa.
En MTC la persistencia de estos hábitos conducirá a la afectación multiorgánica, principalmente del riñón, y esencia (Jing), sustancia fundamental para el correcto funcionamiento del organismo y base material para sus actividades fisiológicas. La insuficiencia de riñón y Jing, dará síntomas adicionales como malestar en zona lumbar y rodillas, tinnitus, acúfenos, debilidad ósea, osteoporosis o artrosis precoz, alteraciones sexuales comentadas anteriormente como esterilidad, impotencia, eyaculación precoz, emisión seminal, etc., o problemas en el metabolismo de líquidos (edemas, principalmente localizados en la parte inferior del cuerpo “de cintura para abajo”).
Tratamiento – principio terapéutico para la anorexia nerviosa y la bulimia desde la perspectiva de la MTC

La principal característica de la MTC (y que la diferencia de otras medicinas) es que su abordaje siempre es orientado hacia el tratamiento de la causa (raíz), aunque sin olvidar las posibles manifestaciones o síntomas que puedan surgir en cada patología. Por eso hay que realizar inevitablemente un exhaustivo y riguroso diagnóstico mediante una correcta diferenciación de síndromes.
El principio terapéutico para esta diferenciación de síndromes, será por lo tanto: tonificar Qi y Xüe.

Tonificar bazo y corazón
Eliminar la humedad / flema
Eliminar el bloqueo de Qi hepático de base.
Nutrir riñón y Jing-esencia, en el que caso de que la patología perdure.
Para incidir más sobre el aspecto emocional-psíquico del paciente, podremos complementar el tratamiento con la craneopuntura y auriculoterapia.

Principales puntos para el tratamiento de la anorexia nerviosa y bulimia:

Para la insuficiencia de bazo y corazón: V20-Pishu, V15-Xinshu (puntos Shu-dorsales de bazo y corazón), B3-Taibai, C7-Shenmen (puntos Yuan de bazo y corazón).
Para la insuficiencia de Qi y sangre: Ren 17-Shanzhong (punto de estimulación sistémica del Qi), V17-Geshu (punto de estimulación sistémica de la sangre), B10-Xueahi (tonifica la Sangre).
Puntos estimulantes a nivel global: Ren4-Guanyuan, Ren6-Qihai, Du4-Mingmen, Du20-Baihui, E36-Zusanli. Estos puntos podrán ser utilizados con moxibustión. Importantes para nutrir Jing Ren4-Guanyuan y Du 4-Mingmen
Puntos para el bloqueo de Qi hepático: H3-Taichong, Pc6-Neiguan, VB34-Yanglingquan, H14-Qimen.
Puntos para tonificar el riñón: V23-Shenshu, R3-Taixi (Shu dorsal y Yuan de riñón).
Como puntos específicos para tratar la falta o ausencia total de apetito podremos utilizar, el Punto Extra Sifeng (EX-UE-10), especialmente indicado para la anorexia infantil, E21-Liangmen, R27-Shufu Y Ren11-Jianli (imágenes 1, 2, 3 y 4, respectivamente).
Podremos elegir diferentes zonas de craneopuntura, sobre todo, aquellas relacionadas con el aspecto emocional-psíquico del paciente:

Área de los hábitos, psicomotriz.
Zona psicoafectiva.
Área de dominio de la locura (imágenes 5, 6 y 7 respectivamente).
Como puntos auriculares (imagen 8. Mapa auricular) podríamos elegir entre varios (siempre habiendo realizado con anterioridad la diferenciación de síndromes), incidiendo en el aspecto emocional, psicoafectivo del paciente, sobre el sistema endocrino, intentar estimular el apetito del paciente e incidir sobre los órganos afectados según la diferenciación de Síndromes:
Posibles puntos aurículoterapia para anorexia nerviosa y bulimia nerviosa: materia gris, San Jiao, endocrino, páncreas, Shenmen, corazón, occipucio, frente, hambre, bazo, hígado, riñón, etc.

Otras terapias para el tratamiento de la anorexia nerviosa y la bulimia

Fitoterapia: es decir, el uso de las plantas con finalidad terapéutica. Ofrece numerosas posibilidades, entre las que destacamos algunas:
Para estimular el apetito: clinopodia (thimus acinus l.), coriandro (coriandrum sativum l.), artemisa (artemisia vulgaris l.), abrótano hembra (santolina chamaecyparissus n.).
Para corregir la anemia: acedera (rumex crispus l.), alfalfa (medicago sativa l.), espinaca (spinacia oleracea l.), ginseng (panax ginseng c.a.).
Para aliviar la ansiedad: tilo común (tilia platyphyllos s.), valeriana (valeriana officinalis l.), melisa (melisa officinalis l.), pasiflora (passiflora incarnata l.).
Tuina: el Tuina es una modalidad terapéutica de masaje chino, utilizada por la MTC que utiliza técnicas como el uso de las manos para masajear el tejido blando (músculos y tendones), acupresión para afectar directamente el flujo de Qi y técnicas de manipulación para reestructurar las relaciones músculo-esqueléticas y ligamentosas.
Qi gong: Qi se refiere al «aliento vital» a la energía que anima a todo el universo y en particular al hombre. Gong se refiere al «trabajo». Qi – – – Gong (Chi Kung) significa el trabajo sobre la energía vital. Se combinan suaves movimientos de cuerpo, concentración mental y respiración, para aumentar la energía vital del hombre, tanto en cantidad como en calidad. En resumen, se trata de un conjunto de ejercicios internos que cultivan los 3 Tesoros: Qi – Energía Vital; Jing – Esencia; Shen – Espíritu.
Conclusiones

En este artículo se ha intentado plantear la influencia de la MTC sobre la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa. Se ha intentado recalcar la acción a nivel global, como método holístico, actuando sobre todas las esferas del paciente, tanto física, emocional y espiritual, mediante todas las armas terapéuticas de las que dispone este arte milenario.
Desde hace unos años se observa en la sociedad una tendencia al padecimiento de enfermedades o patologías que tienen su origen o base en una alteración emocional, un impacto psicoafectivo importante, una alta dosis de trabajo, un alto nivel de exigencia, una visión de la vida cada vez más orientada hacia el logro de objetivos y metas, que conduce a un día a día en el que se disponen de muy pocos derechos y muchas obligaciones. Dentro de estas patologías de base psicoafectiva, encontramos la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa, en las que a lo mencionado anteriormente de nuestra sociedad, sumamos la personalidad de dichos pacientes, con alta dosis de autoexigencia, baja autoestima, auto-rechazo y falta de aceptación en edad joven por problemas de sobrepeso.
En este tipo de patologías la MTC tiene un importante papel, buscando la raíz del problema e incidiendo sobre ella, sin olvidarse, obviamente del tratamiento de la sintomatología o manifestaciones que pueden aparecer, y que en muchos casos serán agudas, y por lo tanto, de mayor prioridad en el orden de tratamiento. La MTC, mediante todas sus armas, intentará recuperar el equilibrio u homeostasis en el paciente, para reinstaurar el correctofuncionamiento de todos su órganos y por lo tanto que recupere la salud.

Fuente: http://www.naturalrevista.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *