El Bloqueo de Qi hepático

En numerosas ocasiones hemos hablado del bloqueo de Qi de hígado como causante de numerosas enfermedades y desarreglos en nuestro organismo.
Antes de empezar con dicho bloqueo, debemos entender que la Medicina Tradicional China, basa en parte su diagnóstico y terapéutica a las leyes de los 5 elementos.


Siguendo estos principios cada elemento – órgano correspodiente es generador y generado por su posterior o anterior. Así la madera (hígado) es generado a partir del agua (riñón) y genera el fuego (corazón) y así un elemento tras otro.

Sus correspondencias serian:
Madera – hígado / vesícula biliar
Fuego – corazón /I. delgado
Tierra – Bazo / estómago
Metal – Pulmón / I. grueso
Agua – Riñón / vegija.

Si nos centramos en el hígado, este tiene una serie de características.

El hígado (madera) se relaciona con la primavera y el crecimiento, factor climático relacionado: viento. El Yin correspondería al hígado y su Yang relacionado a la vesícula biliar. Su órgano- orificio: ojo, vista. Su tejido: tendón. Su color: Verde. Su gusto: agrio. Su emoción: la ira y su sonido: el grito

Madera (Hígado), es la madre de Fuego (Corazón), almacenando la sangre para fortalecer el corazón. Si la sangre de hígado es débil (insuficiente) el corazón sufrirá. El hígado además controla el bazo. El agua (Riñón), es la madre de la Tierra (Hígado), almacena la esencia para nutrir la sangre del Hígado. El riñón controla al corazón (relación agua –fuego)

El Hígado puede afectar al Corazón (Madre – hijo) si la sangre de hígado es insuficiente, produce una insuficiencia de sangre de corazón.

El Riñón puede afectar al hígado (Madre – hijo) pues el Yin de riñón nutre el Yin de hígado y la sangre del hígado. Si el Yin de riñón es insuficiente. El Yin de hígado y la sangre están también en insuficiencia. Es una de las relaciones más importantes en la práctica clínica y produce el aumento de Yang de hígado, presente en numerosas enfermedades.

El Hígado puede afectar al riñón (Hijo – madre) La sangre del hígado nutre y abastece la esencia del riñón. Si la sangre del hígado sufre una insuficiencia, esto puede entrañar una insuficiencia de la esencia de riñón.

Y si nos centramos en el Ciclo de Explotación

El hígado puede explotar a bazo y estomago à el Qi de hígado se estanca à explora al bazo (perjudica en su función de transformación y transporte) y al estómago (perjudica en su función de descomposición y maduración de los alimentos)

Diferenciación de síndromes de las patologías de HÍGADO Y VESÍCULA BILIAR:

Hígado y vesícula biliar tienen relación interior – exterior.

Funciones del Hígado:
Función de mantener libres las vías de paso
Función de almacenar la sangre
Controla el sistema de tendones
Su orificio son los ojos
Su estado se manifiesta en las uñas

Funciones de la Vesícula Biliar
Función de almacenar y evacuar la bilis
Ayuda a la digestión

Los síndromes del hígado, se clasifican:

a) Síndrome de exceso: que se caracteriza por acumulación de Qi, exceso de fuego y acceso de frío, humedad o calor.
b) Síndrome de insuficiencia: se caracteriza por la destrucción de Yin y la insuficiencia de sangre.

Síndromes de patología de hígado:

Síndromes de insuficiencia:
§ Destrucción de Yin
§ Insuficiencia de sangre

Síndromes de exceso:
§ Acumulación de Qi
§ Exceso de fuego
§ Acceso de frío
§ Acceso de humedad
§ Acceso de calor

Síntomas frecuentes:

Hígado
Sensación de distensión-opresión subcostal. Dolor irradiado a zona torácica, hipocondrio y/o hipogastrio, sin localización fija.
Irritabilidad
Mareos
Cefaleas con distensión
Temblor en los miembros
Espasmos
Convulsiones
Patologías oculares
Una característica exclusiva de las patologías de hígado es el viento de hígado

Vesícula Biliar
Boca amarga
Ictericia en piel y ojos
Palpitaciones
Insomnio
Se considera que la VB participa en las actividades psíquicas, por eso su patología puede producir insomnio y palpitaciones

En MTC el hígado rige, entre otras cosas, la dinámica (circulación) del Qi, ea decir mantiene libres las vías de paso por donde circula la energía. Los dos de los factores que más afectan el flujo de Qi hepático son los emocionales y los dietéticos.
La emoción que corresponde al elemento madera (hígado y vesícula biliar) es la ira. La impaciencia, la irritabilidad, la cólera fácil, son síntomas de desequilibrios hepáticos.
Estas emociones actúan negativamente sobre el hígado produciendo el bloqueo hepático y es en este momento donde la circulación libre del Qi (energía) se ve interrumpida, produciendo una serie de signos y síntomas como la distensión torácica y costal, en hipocondrios e hipogastrio (por efecto del bloqueo a nivel del meridiano de hígado, de todos es sabido que cualquier obstrucción en la MTC produce dolor), suspiros frecuentes (una de las formas que tiene el hígado de intentar desbloquearse, a diferencia de los suspiros por insuficiencia, los de exceso dan mayor satisfacción en la espiración), otra manifestación es el bolo histérico (la energía sube a contra sentido dando esta sensación de ocupación de la garganta), como hemos dicho la irritabilidad. Pueden producirse nauseas-vómitos y reflujo por ataque del hígado al estómago (ataque de la madera a la tierra, otro de las relaciones patológicas más frecuentes en la practica clínica), en la esfera ginecológica: podemos encontrar dolor e hinchazón de las mamas, menstruación irregular, dismenorrea y alteraciones premenstruales (por un estancamiento de sangre en hígado).
Lengua: puede ser normal. Capa delgada y blanca. En ciertos casos violeta y rojo oscuro. Y el pulso: de cuerda en caso de obstrucción hepática.

Este bloqueo de hígado que no deja fluir libremente la energía produce un exceso de Yang hepático que a su vez produce irritabilidad y nerviosismo. La cólera reprimida, e incluso inconsciente, y el estrés afectan negativamente la energética del hígado, es como el pez que se muerde la cola.

Es este mismo bloqueo el que genera calor – exceso de Yang que tiende a subir (el calor tiene tendencia a ascender) el que puede producir otros síntomas como los acúfenos, las migrañas, el enrojecimiento facial y ocular (conjuntivitis y herpes), la boca amarga y seca, así como el estreñimiento y heces secas por el mismo calor interno generado.

Si hemos de traducir este síndrome a la patología occidental lo identificaremos con ciertas neurosis, hepatoesplenomegalia, colecistitis crónica, dismenorrea y alteraciones menstruales, ciertas faringitis, dispepsias biliares, otros trastornos digestivos, ansiedad y algunas depresiones.

Las manifestaciones asociadas a este síndrome, serían:
Depresión e irritabilidad, suspiros, ansiedad, sueño inquieto, opresión torácica, dolor e hinchazón del pecho en seno y bajo vientre, dismenorrea (dolor por estancamiento), menstruación irregular, coágulos; lengua con saburra suave, blanca o a veces normal; pulso tenso, sensación de cuerpo extraño en garganta, sensación de plenitud o dolor epigástrico, regurgitaciones ácidas, gases, eructos. Masas fijas o móviles en vientre, dolor en los flancos. Los tumores consecuencia de este síndrome son los típicos por estancamiento de materia: bocio, mastosis, quistes en ovario, fibroma uterino, pólipos de colon y quistes dérmicos. Se da en personas contrariadas.
En casos más avanzados, donde exista un exceso de Yang de hígado: migrañas, acúfenos, conjuntivitis, irritabilidad intensa
Fuente: http://acumedic.blogspot.com.es/
Carlos Rodriguez Pago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *