ENFERMEDAD DE PARKINSON Y MEDICINA TRADICIONAL CHINA

Hoy podemos definir la enfermedad de Parkinson en función de los cambios sufridos en las células nerviosas, específicamente en los ganglios basales. La patología consiste en una pérdida y despigmentación de la sustancia nigra, acompañada de cambios bioquímicos en el corpus estriatum, donde se observa la disminución de los niveles de dopamina. La dopamina y la acetilcolina se encuentran en las fibras que conectan el corpus estriatum con la sustancia nigra; en la enfermedad de Parkinson estos neurotransmisores se encuentran en desequilibrio, con un defecto de dopamina, responsable de la disminución de movilidad, y un aumento de la acetilcolina, causa de la rigidez y de los temblores.

A pesar de que existen grupos de síntomas (temblores, máscara, etc.) descritos desde muy antiguo en la literatura médica, la enfermedad de Parkinson o el Parkinsonismo no se encuentran definidos como tales en los textos clínicos hasta épocas muy recientes. Esto se explica por dos razones: una histórica y otra conceptual. La histórica es obvia: los factores bioquímicos que influyen en la enfermedad son fruto de descubrimientos relativamente recientes y ajenos, por tanto, a las épocas de codificación y desarrollo de los textos clásicos. La razón conceptual es algo más escurridiza: la MTC ordena los signos y síntomas de acuerdo a un sistema distinto al de la medicina occidental, la diferenciación de síndromes. De acuerdo a esta ordenación, los síntomas del paciente padeciendo Parkinsonismo o enfermedad de Parkinson, entrarían en el grupo de patologías que se define como “Convulsiones”, que en MTC incluye numerosos movimientos anormales, como tics, espasmos y movimientos bruscos, incontrolados o extraños. En este grupo aparecen también los síntomas (como movimientos anormales o involuntarios, trastornos en la vocalización) que se observan en ciertos desórdenes cerebrales, pero estas categorías tienen su etiología propia bien diferenciada (AVC, epilepsia) que nos permite distinguirlos claramente del tipo de trastornos que nos ocupa. Los tics, parte también del grupo de “Convulsiones”, se definen de modo parecido en MTC y en Medicina Occidental, de forma que podemos eliminarlos del cuadro de similitudes, en el que restarían así un conjunto de síntomas neurológicos, incluyendo trastornos de la movilidad y presentación de movimientos espasmódicos que, siendo más difíciles de caracterizar, corresponden básicamente a la enfermedad de Parkinson, al Parkinsonismo, o a otros desórdenes neurológicos menos comunes

 

En Medicina China los movimientos involuntarios, los espasmos, en suma, las “convulsiones” en el sentido amplio del término, se relacionan siempre con el fenómeno de Viento Hepático, con el que se asocian las agitaciones extemporáneas y, según sea la etiología, también las parestesias. En “Principios de Medicina” (1565) se dice: “Los temblores por el Viento son (causados) por el Viento penetrando en el Hígado y el Qi de los Canales ascendiendo en rebeldía, lo que produce tics faciales y temblores en los miembros (1). Asimismo, en “Teoría Original de la Medicina” , publicado en la Din. Ming, se dice:

“(Los temblores pueden ser causados por) un Qi deficiente que no puede atraer fluidos y Sangre a los tendones y a los Canales para su nutrición; los fluidos y la Sangre no nutren los tendones; Tan y Fuego obstruyendo los Canales y los tendones, impidiendo que los fluidos y la Sangre los nutran; un Qi Original deficiente facilitando la invasión de Factores Patógenos a los Canales, de modo que los fluidos y la Sangre no pueden nutrir Canales ni tendones. Aunque hay muchas causas diferentes, en todas ellas existe la deficiencia de fluidos y de Sangre que no llegan a nutrir los Canales y los tendones” (2)

La deficiencia de Sangre y Fluidos en nutrir tendones y Canales, base de la patología que mejor podemos asimilar a la enfermedad de Parkinson, puede ser en sí consecuencia de diversas etiologías, destacando:

• La Insuficiencia del Qi
• La Insuficiencia de la Sangre
• La deficiencia de la Sustancia Basal Renal
• La Insuficiencia de Yin

Las causas que pueden llevar a la aparición de las desarmonías primarias son múltiples, siendo las más frecuentes:

• El estrés emocional, o más precisamente, la gestión estresante de las emociones
• La sobrecarga de trabajo, u otros tipos de agotamiento
• La dieta

1.  Estrés emocional. La frustración, el resentimiento o la ira pueden empezar causando la congestión del Qi Hepático, y esta evolucionar produciendo la desregulación del Yang y su ascenso y preponderancia. Con el tiempo, la congestión también genera Calor, y ambos factores, el Yang Hepático en preponderancia, y el Calor, pueden aliarse y ascender en forma de Viento Hepático, causando el cuadro de Parkinson

2.  La sobrecarga de trabajo, u otros tipos de agotamiento. El exceso e trabajo, especialmente de trabajo intelectual, sostenido por años y sin adecuado reposo, debilita el Qi de Riñón, sobre todo el área del Yin Renal. LA MTC considera también que el exceso de actividad sexual debilita el Yin Renal, con lo que si el exceso de trabajo se alía con el exceso de sexo, el Yin Renal se consume aún con mayor rapidez

La insuficiencia de Yin Renal comporta la deficiencia de Yin Hepático, pues este depende de aquel, con lo que puede originarse Viento Hepático, pues la deficiencia de Yin implica el descontrol del Yang, y con ello, la posibilidad de ascenso, calor y, en última instancia, Viento. Por otro lado, hablar de deficiencia de Yin Hepático (y, por compartir naturaleza, de Sangre Hepática) significa directamente aludir a una deficiencia en la humectación y en nutrición de los tendones, lo que, combinado con el Viento Hepático, conduce a los temblores

Yin y Sangre comparten origen y naturaleza; la deficiencia de uno implica la insuficiencia de la otra (3). Con la insuficiencia sanguínea aparecen otros síntomas, como parestesias, cefaleas o insomnio, también frecuentes en el cuadro de la enfermedad de Parkinson

3.  La dieta. El consumo excesivo de grasas y fritos o dulces (azucarados) conduce a la formación de Tan (4). Con el tiempo Tan desarrolla o se combina con Fuego, especialmente si en la alimentación entran materias picantes o calientes, por ejemplo alcohol

Tan y Fuego no causan en sí mismos la sintomatología asociada con la enfermedad de Parkinson, pero colaboran en ella cuando se asocian con el Viento Hepático, lo que es frecuente en personas mayores. Entonces el Tan obstruye los Canales, evitando que Fluidos y Sangre los nutran adecuadamente, y causando así los temblores y la disminución de movilidad

Las tres etiologías básicas fácilmente se combinan y concatenan entre sí. Por ejemplo, la congestión del Qi Hepático (por estrés emocional básicamente) suele evolucionar en Insuficiencia de Yin y Sangre de Hígado, insuficiencia esta que facilita y refuerza la tendencia del Qi Hepático a la congestión. Por otro lado, la congestión del Hígado suele conducir a la malfunción del Bazo, con lo que aparece deficiencia en la Sangre (que retroalimentará la Insuficiencia de Sangre Hepática y agravará sus consecuencias) y de Fluidos, algunos de los cuales se estancarán produciendo Tan, que, por su naturaleza obstructiva, consolidará el proceso Estancamiento-Insuficiencia-Estancamiento

 

Por eso lo más usual en clínica es que las diversas etiologías estén presentes en uno u otro grado, aunque con frecuencia su importancia relativa dentro del cuadro específico nos permite orientar el tratamiento de acuerdo a un principio terapéutico nuclear, de entre los cuales los más corrientes son:

• Predominio de la Insuficiencia de Qi y de Sangre. Paciente generalmente débil, habla poco, temblores pronunciados y calambres en las extremidades, rostro inexpresivo, rigidez cervical, andar descoordinado, dificultad de movimiento, visión borrosa, los síntomas empeora con cansancio o movimiento, etc. Posiblemente presente además lengua pálida, hinchada, con marcas dentales, y tal vez temblor, y el pulso será fino. El principio terapéutico central será

o Tonificar el Qi, alimentar la Sangre, vigorizar los canales de conexión (Luo), controlar el Viento


• Predominio del estado de Tan y Calor o Fuego agitando el Viento. Paciente generalmente obeso, rostro inexpresivo, evita el ejercicio, boca seca, sudoración, mareo, esputos amarillos, sensación de opresión torácica, temblor controlable de los miembros. Típicamente lengua roja con saburra amarilla y pegajosa y pulso tenso, fino y rápido. Escogeremos como principio terapéutico central:

o Catabolizar Tan, aclarar Calor, contolar el Viento, vigorizar los canales de conexión (Luo)

• Predominio de la Insuficiencia de Yin de Hígado y Riñón. Paciente delgado, insomne, sueño agitado, cefalea, transpiración nocturna, agitación mental, molestias en cintura y rodillas, cuello y espalda rígidos, adormecimiento miembros, temblor de la cabeza, tendencia a apretar dientes y/o temblor mandibular, temblor amplio de los miembros, calambres, dificultad y torpeza en el andar, expresión vacía, etc.). La lengua suele ser fina, roja, sin capa o con capa escasa y tendencia temblar; el pulso típico es fino y rápido, o flotante y vacío

o Alimentar el Yin, controlar el Viento, vigorizar los canales de conexión (Luo)

Naturalmente – y siempre según los criterios de la MTC- cada una de estas etiologías puede presentar, además de los propios de la enfermedad de Parkinson, otros síntomas de importancia diversa, alguno de los cuales, como el insomnio, la depresión o el estreñimiento, pueden afectar notablemente la calidad de vida del paciente, e incluso el desarrollo de la propia enfermedad.

No se puede aseverar que la MTC consiga curar la enfermedad de Parkinson, pero sí se tiene la experiencia de que el tratamiento acupuntural combinado con la fitoterapia tiene un resultado positivo en retardar, o incluso detener aparentemente el progreso de la enfermedad. Este éxito depende también de la causa principal de la enfermedad, considerándose la Insuficiencia de Yin de Riñón e Hígado como la más rebelde a tratamiento, ya que la MTC considera que el envejecimiento se relaciona íntimamente con esta insuficiencia , con el resultado de que el transcurso del tiempo juega en contra del proceso curativo.

 

Las técnicas usuales empleadas en MTC son:
• Corrección, si es preciso, de la dieta, entendiendo “dieta” en su sentido más amplio, es decir, naturaleza de los alimentos y ritmo y cantidad de la ingesta
• Proposición de ejercicios especiales que coordinan la respiración con la postura y la gestión energética (Qi Gong)
• Acupuntura (y sus asociadas: Moxibustión, Craneopuntura, Auriculoterapia,)
• Fitoterapia

A pesar de su importancia y eficacia, no entraremos aquí en la discusión de los dos primeros recursos, entre otras razones por la dificultad que entraña su cumplimiento por parte del paciente.

En cuanto a la acupuntura, se emplean dos técnicas principales: la acupuntura general y, desde hace algunos años, la craneopuntura.

La acupuntura general se basa en las teorías más clásicas de la MTC. Los protocolos concretos dependen del síndrome principal y del estado específico del paciente, pero suele ser común el uso de puntos que ayudan a eliminar el Viento, como Feng Chi (VB 20), Qu Chi (IG 11), Xiao Chan Xue (Extra, “punto para controlar el temblor”), Wai Guan (SJ 5), Yang Ling Quan (VB34), Tai Chong (H 3). Resulta esencial usar además puntos locales, de acuerdo al miembro más afectado, tales como:

Brazo: Qu Chi (IG 11), Shou San Li (IG 10), Wai Guan (SJ 5), He Gu (IG4)

Pierna: Bi Guan (E 31), Feng Shi (VB 31), Zu San Li (E 36), Yang Ling Quan (VB34), Jie Xi (E 41), Qiu Xu (VB 40)

De acuerdo con el síndrome principal, suelen usarse puntos como:

• Insuficiencia de Qi y Sangre: Zu San Li (E36), San Yin Jiao (B6), Guan Yuan (Ren 4), Qu Quan (H 8), Ge Shu (V17), etc.

• Tan y Fuego agitando el Viento: Feng Long (E40), Zhong Wan (Ren 12), Pi Shu (V 20), San Yin Jiao (B 6), Yin Ling Quan (B 9), Tai Chong (H3), Da Zhui (D14) , etc.

• Insuficiencia de Yin de Hígado y Riñón: Guan Yuan (Ren 4), Shen Shu (V 23), Gan Shu (V 18) Tai Xi (R 3), San Yin Jiao (B 6), Qu Quan (H 8) Tai Chong (H3) , etc.

Para la craneopuntura se suele usar el área de la córea del lado opuesto al miembro que tiembla. Esta zona se encuentra partiendo del punto medio de la línea medial (desde entrecejo hasta la protuberancia occipital). El área motora comienza 0,5 cm. tras este punto medio y llega hasta el punto de intersección de la línea que va desde la ceja hasta la protuberancia occipital con la línea del pelo. La zona de la córea es paralela a esta área motora y comienza 1 cm. por delante del punto medio. Puede tratarse el área completa, lo que suele hacerse poniendo dos o tres agujas, pues resulta difícil cubrir la zona con una sola aguja subcutánea. También puede usarse electricidad, a baja frecuencia, y vigilando la posibilidad de efectos rebote.

Resulta imposible presentar en detalle las materias empleadas en Fitoterapia, pues estas son muy específicas y deben acomodarse en todo momento al cuadro concreto del paciente; sólo como orientación, las materias más usuales son:

• Síndrome de Insuficiencia de Qi y Sangre: Astragali Membranacei, Rdx., Codonopsis Pilosulae, Rdx., Ginseng, Rdx. Angelica Sinensis, Rdx., Paonia Albae, Rdx., Rhemanniae Glutinosae, Rdx., Ligustici Chuanxiong, Rdx. , etc.

• Síndrome de Tan y Fuego agitando el Viento: Trichosanthis, Fr., Arisaematis, Rhiz. (praep.), Bambusae, Succus, etc.

• Síndrome de Insuficiencia de Yin de Hígado y Riñón: Rhemanniae Glutinosae, Rdx., Polygoni Multiflori, Rdx.,Tribuli Terrestris, Fr., Scrophulariae Ningpoensis, Rdx., Corii Asini, Colla, Schisandrae Chinesis, Fr., Testudinis, Plastrum, etc.

Además se emplean siempre materias para extinguir el Viento, como Gastrodiae Elatae, Rhiz., Uncariae, Ram., Margaritiferae, Concha, Ostreae, Concha, Haliotidis, Concha, etc.

Independientemente de cual sea el síndrome, se usan tambien en China algunas fórmulas preparadas, como Xiao Chan Wan (Píldora para calmar el temblor), o Ling Jiao San (Polvo de Cornu Antilopis), que pueden emplearse también como adiciones a las fórmulas principales.

En la China actual, la enfermedad se trata combinando medicamentos sintéticos (anticolinérgicos, L-Dopa, etc) con acupuntura y fitoterapia tradicional, o incluso, de permitirlo el estado del paciente, con ejercicios especiales (Qi Gong). En este tratamiento se atiende tanto al grupo sintomático principal (alteraciones de la movilidad, agotamiento, parestesias, temblores) como a los síntomas más o menos secundarios, como insomnio, estreñimiento, sequedad cutánea o faríngea, u otros que se relacionen con la calidad de vida del paciente. El conjunto se dirige, pues, más que a la curación, a la detención del proceso de degradación y a la preservación de la calidad de vida, pudiendo afirmarse que este objetivo se consigue razonablemente en una mayoría de casos (Ver Notas 5,6,7,8).

En el examen de la experiencia clínica registrada puede apreciarse que al menos un tercio de los pacientes responden manteniendo los síntomas principales estables y reduciendo simultáneamente la medicación de síntesis, incluso llegando, en algún caso a abandonarla. Aproximadamente 60 % muestran una lenta progresión de los síntomas, que se controlan bien con incrementos muy leves de la medicación, inferiores -cuando se ha hecho el ensayo comparativo- a los del grupo de control, y han preservado una calidad de vida aceptable manteniendo bajo control los síntomas accesorios usuales (insomnio, depresión, estreñimiento, etc.). Una minoría de casos, menos del 5%, no parece haberse beneficiado del tratamiento con MTC. Resulta todavía difícil aportar aquí estadísticas aceptables en el contexto occidental, pues algunos de los requisitos necesarios para su elaboración son (como el ensayo de doble ciego) imposibles para la MTC, y otros, como el ensayo con grupos de control, son considerados antiéticos por buena parte de la clase médica china.

Las posibilidades de éxito del tratamiento se relacionan con:
• El síndrome nuclear específico: mejor prognosis: Insuficiencia de Qi y Sangre, peor, Insuficiencia de Yin

• El estado del paciente en el momento de comenzar el tratamiento. La valoración comprende
o La instauración de la enfermedad
o La dependencia de medicamentos
o El estado general vital del paciente
o El estado y tendencias de su equilibrio psicoemocional
o La edad del paciente

• El estilo de vida del paciente. Peor pronóstico: estilos intrínsecamente estresantes. Cabe añadir aquí el carácter de las situaciones estresantes, que resulta frecuentemente subjetivo

La prevención deriva directamente de las etiologías admitidas. Consideramos que cualquier persona mayor de 50 años que súbitamente comienza a mostrar síntomas como vértigo, rigidez y dificultad creciente en caminar, debería inmediatamente cambiar su estilo de vida, pasando a trabajar menos, evitar la fatiga, cuidar su dieta, evitar emociones intensas y reducir su actividad sexual.

 

 


 

CASO CLÍNICO

Varón, 67 años, ocupación intelectual
Estado al acudir a consulta:
• Inexpresividad y lentitud de movimientos. Fácilmente temblor al esfuerzo o cansancio
• Fatiga extrema
• Postura libre, no hay temblor perceptible, respiración débil
Medicándose con SINEMET PLUS (Levodopa-Carbidopa) y PLURIMEN (Selagilina)

Problemas laterales: Insomnio, glaucoma, HTA, gastralgia, todos ellos controlados con la medicación correspondiente

En la consulta se aprecian, entre otros parámetros:
• Estreñimiento
• Astenia lumbar
• Rigidez cervical
• Sequedad (piel, mucosas, garganta)

• Lengua: Trofismo deficiente, color algo oscuro, envejecida, volumen levemente obeso, con grieta central flanqueada por grietas en cruz, con marcas dentales. Muestra también hidratación excesiva y temblor
• Saburra: Blanca, fina, acuosa y viscosa

• Pulso:

Posiciónmano izquierdamano derecha
ProfundidadPresenciaCalidadProfundidadPresenciaCalidad
DISTALProfundo+normalNormal+normal
MEDIAM / Prof.++*M / Superf.++*
PROXIMALProfundo+ / 0NormalNormal+
Notas*Blando, desaparece en profundidad, puede pararse por presión moderada.

 

Asistido mediante MTC desde 7/02/00, estimado inicialmente como padeciendo Viento Hepático por Insuficiencia de Qi y Sangre en presencia de Tan, se ha ido tratando de acuerdo a esta etiología nuclear y atendiendo sus demandas puntuales, especialmente al control de parestesias, al cansancio y a la calidad de sueño. Durante el proceso se ha ido siguiendo, y en su caso tratando, la Insuficiencia de Yin (relacionada con la Insuficiencia de Sangre y con la edad).

A lo largo del proceso el paciente ha mantenido su estado, con remisión de las parestesias, mejorías intermitentes en la fatiga y en calidad del sueño. Además, por decisión propia, ha ido reduciendo la dosis de SINEMET PLUS, hasta declararla casi 0 en el momento de la última consulta (30/10/01), siendo la situación actual:

• Sigue tomando PLURIMEN, a dosis muy bajas (1 comp. /día)
• Ha dejado casi totalmente el SINEMET PLUS (Levodopa-Carbidopa), con resultado que valora como:

o POSITIVO: Disminución de las parestesias tanto en frecuencia como en intensidad
o NEGATIVO: Agotamiento, sobre todo por la tarde, o después de andar un poco. El agotamiento se traduce en ralentización notable

o NO VALORA, por ser síntomas anteriores al abandono de Levodopa:
oDificultad de moverse en la cama
oDificultad para encontrar postura cómoda para dormir. Sensación de que “debe aprender a ponerse para dormir”. La única posición que puede mantener es odecúbito prono
oEstreñimiento: parcialmente lo asocia al SINEMET (Levo-Carbidopa) que ha abandonado, pero el estreñimiento persisteTendencia a quedar bloqueado en un movimiento articular, y desarrollo de miedo a que así suceda

 

Manuel Rodríguez | Experto en Medicina Clásica China, Acupuntura y Fitoterapia –  Acupuntura Japonesa, estilos Toyohari, Manaka y Keiraku Chiryo – Shonishin (tratamiento pediátrico)

_____________________________________
Notas

(1) Lou Ying, 1565, Principios de Medicina (Yi Xue Gang Mu), citado en Wang Quan Yan “Observation on the treatment of 35 cases of Parkinson disease with Chinese Medicine, un Journal of Chinese Medicine, Vol. 27, n° 8, p. 24, según G. Maccioccia, “The practice of Chinese Medicine”

(2) Zhu Ji, Original Theory of Medicine (Yi Xue Yuan Li), ibid. p. 24

(3) El término “insuficiencia” o deficiencia no tiene en MTC ningún significado numérico, sino que se refiere al fracaso de un determinado órgano o sustancia en cumplir las misiones que se le suponen. Por ejemplo, cuando se habla de “insuficiencia sanguínea”, esto no significa forzosamente alteración alguna de los parámetros que podemos determinar mediante análisis clínico, sino que hemos detectado algún problema en el organismo que podemos atribuir a una deficiencia de trofismo de humectación, funciones ambas que se consideran las principales de la Sangre

(4) Tan (frecuentemente traducido como “flema”) es un concepto propio de la MTC que, muy esquemáticamente, implica la presencia de un proceso obstructivo, con o sin materia que lo justifique

(5) Avances en el tratamiento de la parálisis agitans en TCM
Xiang Ling Wan
Journal of Traditional Chinese Medicine N° 17 (2), 148-153, 1997

(6) Estudio clínico de 40 casos de enf. de Parkinson tratados con acupuntura
Chen Li Gou
Journal of Traditional Chinese Medicine N° 18 (1), 23-26, 1998

(7) Experiencia clínica del Dr. Du Xiao
Du Xiao
Journal of Traditional Chinese Medicine N° 19 (2), 118-122, 1999

(8) Tratamiento con acupuntura de la enf. de Parkinson. Informe de 29 casos
Zhang Xiao Lun / Wang Ling Lin
Journal of Traditional Chinese Medicine N° 20 (4), 265-267, 2000

 

 

_______________________________________

Bibliografía directamente relacionada:

Advanced Modern Chinese Acupuncture Therapy
Gang Lin Yin / Zheng Hua Liu
New World Press, Beijing, 2000
ISBN 7-80005-558-2/R.046

Aging & Blood Stasis
Yan De Xin
Blue Poppy Press, Boulder, 1995
ISBN 0-936185-63-6

The Practice of Chinese Medicine
Giovanni Maciocia
Churchill Livingstone, New York, 1994
ISBN 0-443-043051

Formulas & Strategies
D. Bensky / R. Barolet
Eastland Press, Seattle, 1990
ISBN 0-939616-10-6

Chinese Patent Medicines
Chen Ke Ji
Hunan Science & Technology Press, Hunan, 1997
ISBN 7-5357-2047-1/R.386

Well-Known Formulas and Modified Applications
Chen Ping
Science Press, Beijing, 1999
ISBN 7-03-006553-0/R.357


Chinese Medical Psychiatry

B. Flows/ J. Lake
Blue Poppy Pres, Boulder, 2001
ISBN 1-845891-17-9

A Practical Dictionary of Chinese Medicine
N. Wiseman / Feng Ye
Paradigm Publications, Brookline, 1998
ISBN 0-912111-54-2

Fluid Physiology and Pathology in Traditional Chinese Medicine
S. Clavey
Churchill Livingstone, 1995
ISBN 0-443-04362-0

Scalp Acupuncture and Clinical Cases
Jia Shun Fa
Foreign Languages Press, Beijing, 1990
ISBN 7-119-01806-X

 

Fuente: http://www.mataifu.org

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *