Tratando dolor crónico con medicina natural

Muchas son las personas que padecen dolor crónico y que encuentran mejora a través de los llamados tratamientos alternativos.

Algunos de estos tratamientos alternativos tienen evidencia científica, otros no tanto y son los siguientes:

• Oriental: ayurveda, homeopatía, naturopatía, Acupuntura y medicina china.La acupuntura está ya comprobada científicamente que es muy útiles para disminuir dolores como el de rodilla, espalda y de cabeza.

 

• Intervenciones mente-cuerpo: la meditación, la visualización, el biofeedback y la hipnosis.

• Fitoterapia y oligoelementos: las vitaminas a base de hierbas y las terapias de minerales.

• Tratamientos de manipulación: quiropraxis, la osteopatía y el masaje. La manipulación osteopatica ha demostrado que genera alivio sintomático del dolor.

• Tratamientos energéticos: Qi gong, Reiki, toque terapéutico.

En medicina Integrativa u holística, la persona es tratada como un todo, cuerpo, mente y espíritu y el objetivo principal es mantener el cuerpo sano y en equilibrio. Su finalidad es preventiva ( aunque muchas veces es capaz de tratar lo que la medicina occidental no puede tratar ). En estos tratamientos, el profesional educa y trata al consultante para evitar que aparezcan los problemas de salud.

La mayoría de los tratamientos alternativos son ligeros, no invasivos y se basan en la capacidad del cuerpo para curarse a sí mismo. Estos tratamientos son alternativos a las terapias convencionales, o se pueden combinar con ellos. También se les llama tratamientos complementarios o integradores. Para el tratamiento de muchas enfermedades, los enfoques de integración pueden ser los más eficaces. Por ejemplo la acupuntura, las técnicas de mente-cuerpo y la quiropráctica se pueden utilizar con analgésicos para reducir el dolor recetados por los médicos.

Tratamientos
alternativos y naturales

Hay productos naturales y complementos que pueden ayudar a soportar mejor el dolor, algunos ejemplos son:

• Capsaicina: Causa una sensación de calentura cuando entra en contacto con la piel y reduce la creación por parte del cuerpo de sustancia P, que está implicada las señales de transmisión del dolor al cerebro. Se puede aplicar una crema de capsaicina en las zonas dolorosas dos a tres veces al día, al menos una semana para que note algún alivio.

• Condroitina: es un nutriente que existe naturalmente y se encuentra en el tejido conectivo. Es capaz de enlazar moléculas de agua para lubricar, amortiguar y apoyar las articulaciones. Interviene en la formación del cartílago articular, tendones y ligamentos.

• Aceite de pescado: el aceite puro de pescado es rico en ácidos grasos Omega-3 y por lo mismo es un remedio muy efectivo para los dolores articulares. Es también un gran desinflamante natural.

• Glucosamina: construye el cartílago de la articulación, lo cual ayuda a mantener la integridad estructural de las articulaciones y del tejido conectivo. Actúa directamente sobre las articulaciones penetrando los tejidos. Esto permite reducir progresivamente el dolor y la rigidez causada por los desórdenes articulares.

• Glutatión: es un antioxidante y protege a las células de toxinas tales como los radicales libres. La reducción extrema de glutatión provoca la muerte de la célula y a su vez provoca la muerte del tejido.

• Biomagnetismo: para el manejo del dolor se colocan pequeños imanes sobre el cuerpo en las áreas hacia donde se esparce el dolor. Los imanes utilizados en este tipo de tratamiento generan campos de 350-500 gauss (10 veces la fuerza de un imán utilizado en aparatos de alta tecnología). Para mantener el imán en su sitio, se utilizan banditas autoadhesivas.

• Metílico Sulfonil Metano ( MSM ): no es una medicina, es la forma natural de azufre orgánico que también se encuentra en la leche y los productos lácteos, además de en frutas y verduras, carne y pescado. Este componente hace que las células puedan eliminar con más facilidad toxinas. Esta característica aumenta la permeabilidad de las células y puede explicar la capacidad para calmar el dolor, que a menudo es causado por una acumulación de toxinas en las articulaciones, los músculos y los líquidos.

• Hoja de ortiga: pueden reducir la necesidad de un paciente de AINES ( antinflamatorio no esteroideo) por el hasta 70%.

• Vitamina B: es un paliativo de dolor eficaz. Trabaja mejor en la rodilla y puede ayudar a parar la degeneración causada por las moléculas radicales libres, no sólo en las articulaciones, sino también en otras zonas del cuerpo.

• Vitamina E: este antioxidante se utiliza sobre todo para la osteoartritis.

• Jengibre: es un antioxidante que actúa como inflamatorio sin efectos secundarios importantes.

Nada puede curar definitivamente el dolor, pero los suplementos alimenticios, el uso de calor o frío en las articulaciones, el ejercicio, acupuntura y manipulación así como la pérdida de peso pueden mejorar la funcionalidad y la flexibilidad de las articulaciones y llegar incluso a retardar el avance de la enfermedad.

Le sugerimos, como siempre, que no se automedique. Consulte a su profesional médico o de salud capacitado para ayudarlo y guiarlo con respecto a que suplementos utilizar.
www.econsumo.es
Fuentes:
Laprensanwa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *