Tratamientos pediátricos según la Medicina Oriental

El Masaje pediátrico Chino tiene una larga y antigua historia. Junto con la acupuntura, los chinos se dieron cuenta de la efectividad del masaje para la curación de una gran variedad de dolencias. Los primeros manuscritos disponibles escritos son de la dinastía Sui / Tang (581-907 dC).

 

 

El antiguo sabio Sun Si Mao escribió sobre varias enfermedades infantiles y esbozó las terapias a base de hierbas externas. Durante la dinastía Song (960-1279 dC), el Dr. Zhong Yang Qiang recopilo la diferenciación de la enfermedad infantil en tres volúmenes con las claves para el tratamiento de las enfermedades infantiles. Durante el último milenio, la práctica del masaje infantil chino ha crecido en el ámbito de la práctica y la diferenciación de las enfermedades infantiles. Es aún más eficaz en combinación con la fitoterpia china.

Una diferencia entre el tratamiento pediátrico alopático y el chino es el énfasis en enseñar a los padres cómo llevar a cabo muchas de las técnicas de masaje para que el niño reciba tratamientos más consistentes y no tenga que volver a la oficina del médico con tanta frecuencia. Otra diferencia es que la medicina china cree firmemente en “tratar a la madre al mismo tiempo que al niño”, especialmente con los recién nacidos y los bebés lactantes. En un sentido literal, la alimentación energética pasa a través de la madre al niño, sin embargo, esta conexión tiene una duración mucho más allá de la etapa de lactancia de la infancia. A veces el camino más directo y eficaz para el tratamiento de los niños es la de incorporar el tratamiento de la madre.

El estilo de un tratamiento específico depende de la enfermedad o la queja ha tratar. Sin embargo, el masaje es muy ligero, y normalmente se concentra en las manos del niño, brazos, abdomen y espalda. La mayoría de los niños se relajan rápidamente y disfrutan del masaje. Tradicionalmente, la mayor parte del trabajo se hace con las manos, sin embargo, en algunos casos el procedimiento de elección puede implicar algunas agujas de acupuntura en puntos específicos. En los tratamientos, las agujas no se mantienen, sólo una inserción rápida, y sin dolor. Porque los niños son tan activos y “energéticos” tienden a responder muy rápidamente a los masajes. Esta es una buena noticia para los padres. Un niño con diarrea, por ejemplo, a menudo responderá inmediatamente, y volvera a los patrones normales de evacuación intestinal ese mismo día. Un niño con fiebre alta a menudo tiene la caída de la fiebre de forma inmediata. La lista de enfermedades que se pueden tratar con eficacia es exhaustiva. Una lista parcial de enfermedades incluyen: dolores abdominales o distensión, déficit de atención con hiperactividad, asma, orinarse en la cama, hemorragias nasales, bronquitis, la varicela, el resfriado común, estreñimiento, convulsiones infantiles; diabetes, diarrea, mala digestión, disentería, dolores de oído, epilepsia, fiebres, dolores de cabeza, ictericia, malnutrición, el sarampión, las paperas, terrores nocturnos, el exceso de transpiración, las condiciones de la flema, dolor de garganta, la dentición, dolor de muelas, micción frecuente, vómitos, tos ferina, y muchas más dolencias pediátricas.

Como siempre, una madre, un padre o cuidador de un niño tiene que saber cuando el niño/a se puede beneficiar de la medicina complementaria y cuando el niño/a tiene que ser tratada/o con la medicina alopática. Los niños no tienen las reservas para luchar contra una enfermedad prolongada, así como un adulto, y algunas de las enfermedades de la infancia puede ir de aguda a crítica y requieren atención de emergencia en tan sólo unas pocas horas. Una vez que un padre, madre o cuidador se familiariza con el masaje pediátrico chino, él/ella puede tomar una decisión más informada acerca de qué modalidad de tratamiento es adecuada para el niño/a.

El tratamiento del ADHD y ADD con la acupuntura

El tratamiento tradicional del ADHD y ADD (trastorno por déficit de atención) es a través de la prescripción del estimulante metilfenidato (Ritalin): su producción ha aumentado siete veces en el decenio de 1990, y continuamente se administra a los pacientes más jóvenes. Los padres están comenzando a cuestionar los efectos secundarios de las drogas y están pidiendo tratamientos alternativos para el ADD.

En los últimos años, la acupuntura se ha convertido en una terapia popular complementaria para los niños que sufren de ADHD. La acupuntura auricular, en concreto, se ha demostrado más eficaz. El oído puede ser utilizado solo o en combinación con la acupuntura corporal para resolver un sin número de enfermedades a través de la estimulación de puntos específicos del cuerpo con micro-agujas finas, la electricidad, láser, u otros dispositivos. Dado que el oído puede ser estimulado a través de procedimientos no invasivos, es el sistema favorito de los niños.

La Medicina China (MC) es un sistema complementario que evalúa a cada paciente de forma individual y hace referencia específicamente a su personalidad, necesidades, y su estado físico. El tratamiento del TDAH a través de la acupuntura y medicina oriental es considerada muy diferente a la medicina occidental, ya que esta ultima ve al TDAH como un trastorno del desarrollo neurológico complejo. Según la medicina china, el TDAH se debe ya sea a una alimentación insuficiente, la agitación del espíritu, por algún tipo de calor, o la sangre estática o flema. La Sangre estática también pueden interferir con el normal estado de la sangre y por lo tanto llevar a una alimentación insuficiente o agitación del espíritu.

La medicina china a base de hierbas y la acupuntura son a menudo la primera opción para los niños con TDAH debido a la naturaleza segura de las terapias. Desde 1980 se han realizado numerosos ensayos clínicos del uso de hierbas chinas sólo para ayudar a los niños con TDAH. La mayoría de los ensayos dieron resultados alentadores.

Los padres interesados en la búsqueda de terapias naturales para los niños que sufren de ADHD deben consultar a un profesional de la medicina china.

El tratamiento de niños con la medicina oriental

Lo primero que me sorprendió cuando empecé a tratar a los niños fue lo fácil que es y qué tan rápido y qué tan bien los niños pueden responder a este tipo de tratamiento. También me dio la oportunidad de ver a muchos más niños. A través del tratamiento de los pequeños me di cuenta de que la mayoría de los patrones de comportamiento de nuestros adultos en realidad comienzan a una edad muy temprana. Los psicólogos ya han escrito volúmenes sobre el impacto de los traumas emocionales en la infancia, especialmente el abuso sexual y la violencia. Lo que no se ha puesto de relieve es que simplemente vivir en una atmósfera de abandono constante, estrés, tensión o conflictos pueden crear experiencias traumáticas. Estas experiencias afectan al niño emocionalmente, y cada patrón emocional en su momento afectará al niño físicamente. He visto a niños de tan sólo un año de edad sufriendo importantes desequilibrios emocionales.

Estos desequilibrios se convierten en los mecanismos de defensa que desarrollan todos con el fin de conseguir lo que queremos (o, simplemente, para hacer frente a la vida). En términos de salud, estos mecanismos de defensa a menudo nos encierran en patrones reaccionarios como “yo contra el mundo”, que no sirven a nuestro bienestar. Estos refuerzan nuestro sentido de la separación del universo y tienden a crear tensión, la contracción y las luchas. La actitud que adoptemos ante el dolor y la enfermedad es a menudo un factor importante para la progresión de una enfermedad. Cuando nos sentimos en paz y en casa dentro y por fuera, podemos relajarnos y bajar la guardia. El qi luego fluye naturalmente suave y fácilmente. A los tres años, las tendencias constitucionales del niño y de la personalidad ya están en marcha, junto con el tipo de dolencias físicas que serán propensos. El fortalecimiento de las habilidades propias del niño de curación en estas áreas más débiles pueden hacer una valiosa contribución a su salud futura. Reconocer sus fortalezas a igual que respetar sus limitaciones puede ofrecer tanto a padres e hijos una oportunidad para el empoderamiento y la auto-descubrimiento de su propio estado natural de salud.

Tratar a los niños con este arte milenario representa para mi la mejor manera de tratarlos de una manera holística y respetuosa. De todas las personas, los niños reflejan más estrechamente la teoría de las cinco fases y sus correspondencias. Los niños son sorprendentes ejemplos de el equilibrio dinámico de la ley del Yin y el Yang y sus interrelaciones. Durante los dos primeros años de vida, las emociones de los niños son puras y sin inhibiciones, por lo que su qi fluye libremente y es fácilmente accesible. En la patología, los síntomas que presentan son siempre un reflejo claro de lo que está pasando dentro. Por supuesto, depende de la preparación del médico para que éste lea los síntomas correctamente. Los niños pequeños no pueden y además no necesitan decir al especialista de MC lo que está mal. El brillo de shen en sus ojos, el color en su cara y cuerpo, la textura y la temperatura de su piel, y muchas otras señales hablan en voz alta para ellos. A veces, durante el tratamiento, o cuando el niño/a regresa para una segunda visita, los cambios son evidentes y visibles. Si no ha cambiado nada, sé que el diagnóstico inicial fue erróneo.

Hay varios métodos diferentes dentro de la medicina oriental para tratar a niños, tales como la medicina china, Shoni shin-o tuina. Estas modalidades tienen un denominador común: todos hablan de las diferencias entre niños y adultos, especialmente en los primeros siete años de vida. Comprender estas diferencias es una necesidad en el tratamiento exitoso de los niños. Los niños no son versiones pequeñas de los adultos. Su energética es totalmente única por el hecho de que sus sistemas están aún en desarrollo y en un constante proceso de crecimiento. A la edad de siete u ocho años, el sistema del niño meridiano finalmente se desarrolla, y su personalidad se cristaliza. En la adolescencia, especialmente en el inicio de la pubertad, ya no es posible aplicar los principios únicos en los niños.

Además de las diferencias energéticas entre niños y adultos, otra gran diferencia que se plantea es la necesidad de involucrar y educar a los padres. Si el padre o madre es su aliado/a, la tasa de éxito de sus tratamientos serán mucho más altos. Por ejemplo, asegurarse de que un niño/a toma sus hierbas con regularidad es totalmente dependiente de la voluntad de los padres y de su administración, incluso si esto significa forzar al niño a veces. La dieta y el estilo de vida son a menudo los colaboradores directos de la mala salud. Hacer cambios en estas áreas puede ser muy difícil y podría estar en contradicción con las creencias de la familia. A menos que los padres vean que lo que estamos haciendo es crear una mejora radical en la salud del niño, pueden no estar dispuestos a seguir con las sesiones que se necesitan para lograr un verdadero regreso a la salud, especialmente en el caso de las enfermedades crónicas.

 

Educar a los padres y la creación de una buena relación con el niño es de hecho el primer paso. A continuación, se debe decidir sobre la modalidad de su uso.

El Tuina es una herramienta de gran sanación para los niños que necesitan ser tocados. Es eficaz y el cuidado en el tratamiento de muchas enfermedades crónicas. El inconveniente es que se necesita más tiempo para administrar el tratamiento, y muchos niños tienden a estar inquietos e impacientes. Además, el alcance de la práctica tuina es limitada y no el tratamiento de elección para las enfermedades febriles o agudas.

El Shoni-shin ofrece una maravillosa alternativa. Es mi modalidad preferida y realmente funciona de maravilla para las vías respiratorias comunes y los trastornos digestivos. Incluso si no puede ayudar a un niño con un cuadro más complicado, sigue siendo beneficiosa para el sistema nervioso. Se puede mejorar la circulación y la relajación, lo que mejora la salud en general. El Shoni-shin hace uso de herramientas de metal pequeñas diseñadas para que el qi suba a la superficie, ayuda a mover el qi o “difundirlo” a lo largo de los canales, y estimular los puntos específicos de acupuntura. Hay alrededor de una media docena de diferentes herramientas en un equipo de Shoni-shin, ninguno de los cuales penetran en la piel. A los niños generalmente les gusta la estimulacion a traves de la herramienta.

Un tratamiento Shoni-shin se puede realizar de 10 a 20 minutos dependiendo de la edad del niño y la gravedad de la enfermedad. Incluso un niño muy reservado o asustado por lo general se animara a la idea de Shoni-shin, y de hecho muchos lo ven como una especie de juego con el médico.

El uso de agujas de acupuntura es siempre un último recurso, pero hay situaciones en las que es absolutamente necesario. El tratamiento con Tuina o Shoni shin no es recomendable en el tratamiento de erupciones en la piel o en condiciones en las que se ve comprometida la piel. Cuando el niño/a está demasiado cansado, inquieto o hiperactivo y no puede quedarse quieto lo mejor es utilizar agujas. Trato de no usar más de dos o tres puntos por sesión, y no hay retención en los puntos para los niños menores de 10 años. En caso de fiebre alta, sangrado tiende a ser la mejor modalidad. Para situaciones de frío, moxa es la terapia de excelencia.

Los niños son muy sensibles a los productos y suplementos herbales. A menudo, estos son la primera opción en el inicio de infecciones virales o bacterianas, excepto en situaciones graves o de emergencia. Una de las razones más comunes para la prescripcion de antibióticos es la otitis media o la faringitis estreptocócica. Los niños más fuertes o más afortunados van a mejorar después del primer ciclo de antibióticos y seguir adelante, pero muchos otros tendran que re-iniciar el ciclo de antibióticos porque la infección se niega a desaparecer, o desaparece y luego reaparece después de un par de semanas o meses. Bastante se ha escrito sobre el daño que el uso frecuente de antibióticos o de largo plazo puede hacer para el cuerpo. Este escenario está presente en la mayoría de los casos que veo en mi práctica. Si el niño/a tiene un sistema digestivo débil, él/ella también tiende a desarrollar todo tipo de alergias a los alimentos o el medio ambiente. Después de sólo una sesión de Shoni-shin, un cambio de dieta y unos pocos días de tomar las hierbas, el cambio en la energía del niño y el color de la cara es a menudo espectacular.

Es importante establecer una buena relación con los pequeños pacientes, ya que tendrá que tratarlos con más frecuencia que a los adultos: un mínimo de dos a tres veces a la semana para un trastorno agudo. A menudo, dos o tres tratamientos son suficientes para devolver los niños a la salud, ya que responden muy rápidamente a los tratamientos energéticos. De hecho, si un niño/a en una fase aguda de la enfermedad no ha respondido de manera positiva en los tres días ante cualquiera de las modalidades que estoy usando, deduzco que él o ella necesita algo más.

En el caso de una enfermedad más crónica, que es sin duda la mayoría de nuestros casos, el niño/a debe ser tratado una vez o dos veces por semana como mínimo de dos a tres meses, aunque el niño/a parezca estar completamente recuperado después de unos pocos sesiones. A pesar de la dificultad que representa para los padres tomar el tiempo necesario este se necesita para restablecer el equilibrio interno del niño/a y de fortalecer la capacidad de él/ella para permanecer saludable.

Además de la necesidad de seguimiento de los tratamientos, lo que tienen que hacer los padres es mantenerse conscientes de otros factores que pueden contribuir al trastorno del niño/a. Los factores dietéticos y emocionales tienden a encabezar la lista. La mala postura adquirida también muchas horas delante de la TV, juegos de video o algún tipo de estimulación electrónica, y la falta de aire fresco y ejercicio, juegan un papel importante en la salud. Que los padres no pasen suficiente tiempo de calidad con sus hijos es otro factor contribuyente a la enfermedad. Las guarderías no pueden reemplazar el cuidado y la atención amorosa de un miembro de la familia.

Aunque la ciencia y la higiene nos han ayudado a conquistar muchas enfermedades, nuestro sistema nervioso se ha convertido en una fuente de nuevos males, porque hay tal sobrecarga de estimulación sensorial en el medio urbano y porque el ritmo de vida se ha vuelto tan agitado. Los niños, que son por naturaleza más sensibles y vulnerables, son los más perturbados por el aumento de las complicaciones de la vida moderna. Estos y los otros factores mencionados anteriormente han aumentado la incidencia de patologías relacionadas con el estrés en la infancia, incluida la TDAH y la hiperactividad.

Debido a la acción de balanceo suave del antiguo arte de la acupuntura en el cuerpo físico y emocional, este tipo de tratamiento puede ser una manera de ayudar a los niños a lidiar mejor con las demandas de hoy en dia.

La medicina holística significa la integración de los aspectos espirituales, emocionales, mentales y físicos de nuestro ser. Cuando tratamos a los niños con la medicina oriental, le infundimos la conciencia de que el cuerpo y mente están conectados. Una mente en paz permite que el cuerpo tome el descanso que necesita cuando lo necesita, lo que permite al cuerpo a regenerar y sanar. Para muchos de nosotros, la mente permanece constantemente en ralentí rápido, incluso después de haber apagado el motor.

Quiero subrayar que no es mi intención defender la medicina oriental y enfentarla a la medicina occidental en el tratamiento de los niños. Ambos tienen sus lugares y sus limitaciones. Educar a los profesionales y los padres puede aumentar la discriminación de la forma que se deben utilizar y cuándo. La medicina occidental es el mejor para las intervenciones en una situación de vida o muerte, atención de emergencia, o trastornos muy agudos y graves. Es la mejor, e incluso puede ser milagrosa, cuando hay trastornos estructurales o malformaciones congénitas que requieren un procedimiento quirúrgico.

Para muchos de los trastornos comunes de la infancia además del estrés relacionado con patologías o enfermedades crónicas su cuidado a largo plazo con drogas fuertes o antibióticos tiende a complicar el cuadro y socavar la capacidad del niño para aprovechar su propia reservas de energía curativa.

Tratar a los niños no es fácil para todo el mundo. Es necesario el pleno disfrute de estar cerca de ellos y su caos. ¡Tienes que ser capaz de volver a ese lugar de la inocencia y la irracionalidad en que la mente aún no ha aprendido a distinguir entre fantasía y realidad. Se necesita una afinidad especial para establecer una relación de confianza con tu pequeño/a paciente. La confianza es esencial para los tratamientos y que estos tengan un efecto duradero. Cuando un/a niño/a está cerrado/a, resistente, o simplemente dice no al tratamiento, no se puede usar la fuerza o racionalmente discutir con un niño/a. Sólo se puede atraer, persuadir, o simplemente ser paciente. A los niños les gusta ser considerados y respetados como individuos. Cuando un/a niño/a ya ha sido herido/a o ha sido traicionado/a su confianza, él/ella va a tener miedo. En este caso, puede utilizar la primera sesión sólo para recopilar la información necesaria de los padres y hacer contacto con el niño/a desde la distancia. Esto permite que el niño/a me eche un vistazo. La próxima vez, tal vez pueda acercarme al espacio del niño/a. Sin embargo, la mayoría de los niños/as están abiertos/as y confiadas/os, sin complicaciones y receptivos/as. Por esta razón, es un placer trabajar con ellos.

Tengo la esperanza de que más padres y profesionales se animen a hacer las averiguaciones oportunas sobre el tratamiento de niños/as con la medicina oriental. Nuestro viaje comienza desde el primer día, y nunca es demasiado pronto para abordar la salud desde una perspectiva diferente: una perspectiva que hace honor a nuestra conexión con la naturaleza, respeta el espíritu humano, y nos capacita para asumir una mayor responsabilidad por nuestro propio bienestar

Fuenta: http://angagonzalez.com/2011/06/27/tratamientos-pediatricos-segun-la-medicina-oriental/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *