Cross tape/ spiral taping

 

 

 

cross taping

 

 

El cross taping está basado en los principios de la medicina oriental, medicina en la que se presta especial atención a la importancia del equilibrio de los flujos electromagnéticos que controlan el balance general del cuerpo. En ella se engloban conceptos tales como los meridianos y determinados puntos dónde confluyen campos energéticos a nivel subcutáneo, por dónde la energía transcurre 2 mm por debajo de nuestra piel en un ciclo constante.

Cicatrices, disfunciones vertebrales, problemas musculares u otras enfermedades, pueden alterar o bloquear este flujo de energía. El objetivo de esta técnica es, por tanto, liberar el meridiano subyacente para que la energía fluya de nuevo libremente (igual que la acupuntura, shiatsu…).

El cross tape busca restablecer la bioelectricidad alterada del organismo, actuando como mecanismo de control sobre las microcorrientes electromagnéticas que pasan por la piel y optimizando su funcionamiento en casos de desequilibrio tanto a nivel superficial como profundo. El equilibrio de este flujo electromagnético mejorará, por tanto, el funcionamiento de diferentes órganos superficiales y profundos.

Otra de las ventajas de la técnica del cross taping, es que combina a la perfección los principios de la medicina oriental y la medicina occidental, ya que la ubicación de los denominados puntos gatillo miofasciales en occidente coincide en un 70% aproximadamente con los puntos de acupuntura clásicos, y ambos vienen a representar el mismo fenómeno cuando los utilizamos para el control del dolor. Por tanto, la idea del uso del cross tape se ajusta tanto al tratamiento de los músculos como al equilibrio de los meridianos.

Los músculos están bajo el control de los nervios motores y sensitivos, pero también están bajo la influencia de los nervios autónomos (o vegetativos) y los meridianos. La piel también está inervada por nervios sensitivos y vegetativos, al igual que los vasos linfáticos. Por este motivo, tanto los músculos como la piel podrían considerarse como el lugar de reunión de los diferentes tipos de nervios y el centro de todas las neurotransmisiones. Analizar el flujo de electrones/minuto a través de la piel y los músculos en relación con el equilibrio de la homeostasis del organismo, será un importante campo de la ciencia médica en el futuro.

El cross tape se aplicará en los puntos de acupuntura, en estaciones de ganglios linfáticos o en puntos de dolor, para buscar una auto-regulación de la zona y en definitiva, para controlar y reestablecer la bioelectricidad alterada; también se aplican en puntos gatillo miofasciales para desactivarlos. Resulta difícil creer que una técnica aplicada desde el exterior pueda influir en las corrientes internas del organismo, pero es fácil de entender si consideramos que actualmente hay metodos diagnósticos tales como la electrocardiografía y la electroencefalografía, en los que se estudian fenómenos eléctricos de órganos internos del organismo midiéndolos desde fuera, concretamente desde la piel.

Por tanto, podemos entender que el cuerpo humano está controlado por flujos electromagnéticos, pero los músculos y órganos internos también pueden ser controlados por estas aplicaciones externas sobre la piel (kinesiotape y cross tape).

El efecto que posee el cross-taping sobre la regulación del flujo bio-eléctrico, mejora las condiciones para que se lleve a cabo de forma más eficiente la auto-regulación de la homeostasis y maximiza la capacidad de auto-curación del organismo.

En la Universidad de Osaka (Japón) fueron llevados a cabo una serie de estudios en los que se comprobó, mediante termografía, que pocos minutos después de la aplicación del cross tape se produjo una alteración significativa de la temperatura local (acción sobre la circulación local, con lo que conlleva en cuanto a disminución de la inflamación…).

Como en toda técnica, lo importante es disponer de un diagnóstico correcto antes de su aplicación. Una vez que hemos valorado al paciente, podremos optar por realizar una aplicación global (meridianos de acupuntura) para mejorar el balance general, o simplemente una aplicación local sobre la zona afectada si no disponemos de los suficientes conocimientos de acupuntura y nuestro enfoque diagnóstico es más “occidental” y lo que queremos es mejorar la función muscular o producir analgesia.

La aplicación del cross-tape es un tanto peculiar: colocamos el parche pegado por una esquinita sobre la uña del dedo índice o cogido con una pinza, y lo vamos pasando lentamente, cercano y de forma paralela a la piel, mientras observamos si vibra o intenta adherirse a la piel. En el lugar donde la piel ejerza mayor atracción sobre el cross-tape, lo dejaremos pegado en diagonal a 45º (no en horizontal) y con la piel de la zona en estiramiento. No hace falta activar el pegamento para activarlo, como ocurre con el vendaje neuromuscular.

El hecho de que el cross tape vibre u oscile repetidamente según la atracción ejercida por la zona por donde se esté pasando, que muchas veces coincide con una zona de dolor o donde se encuentra un punto de acupuntura, se atribuye a la supuesta diferencia de potencial eléctrico de la zona, que supone una atracción para la carga estática del cross-tape.

El cross taping tiene una amplia variedad de aplicaciones para aliviar el dolor. Aparte de su función analgésica cuando lo aplicamos en zonas de dolor (articulaciones, puntos gatillo miofasciales…), también puede interesarnos su acción neurorrefleja para actuar sobre el equilibrio interno del organismo pudiendo utilizar el cross taping para el tratamiento de las perturbaciones en el flujo de energía del organismo.

En la mayoría de los casos, poco después de pegar los parches de crosstape, mejora la movilidad y hay una reducción significativa del dolor.

Algunas de las indicaciones del crosstape: dolor (postoperatorio, artritis, sobrecargas y contracturas musculares…), cefaleas y migrañas, mareos, tinnitus, hematomas, problemas de espalda, dolor de tipo orgánico (dismenorrea…), sinusitis… Se trata de un método de tratamiento con muy buenos resultados en el tratamiento del dolor de la fibromialgia, aplicándose un parche en cada punto de dolor.

No se conocen incompatibilidades o interacciones con el uso de cross tape. En raras ocasiones puede provocar un ligero picazón debajo del parche al principio del tratamiento como consecuencia de la estimulación del metabolismo en la zona. Si el picor persiste o surge alguna otra reacción adversa, se recomienda retirar la tira. Especial atención deben prestar los pacientes con piel sensible. No debe aplicarse sobre heridas ni afecciones de la piel (neurodermatitis, psoriasis…).

Fuente: http://www.kineweb.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *