La acupuntura y el cáncer (II).

Sistema inmune y acupuntura

En esta ocasión queremos acercaros el capítulo 9, “Sistema inmune y acupuntura” de la colección Redes 2017;  dentro de su publicación “Temas Selectos en la Inmunología Actual” elaborado por Ángel Chú Lee; José Chú Lee; Rosa Chulde Matute de Ediciones UTMACH publicado en 2018 y al que podréis acceder desde la dirección http://186.3.32.121/handle/48000/14206.

En este capítulo, los autores, presentan la evidencia relacionada con la acupuntura e inmunidad en diferentes ámbitos de actuación teniendo un apartado especial relacionado con el cáncer. Aquí hemos extraído, literalmente, algunos de los fragmentos que podréis encontrar en el mismo.

En pleno siglo XXI, la acupuntura es considerada complementario de la medicina occidental, pues, desde 1997 la Organización Mundial de la Salud, avala los múltiples beneficios que puede llegar a aportar en la mejora de distintas enfermedades. (E.Collazo, 2012) Cuando se aplica la técnica de la acupuntura, aumenta la formación de capilares, vasos sanguíneos, y de los factores de inmunomodulación; estudios revelan que aumentan los niveles del factor de inhibición de la síntesis de citocinas. (Arango Vélez V, Montoya Vélez LP, 2015)

La primera línea de defensa es reforzada mediante el aumento del número de macrófagos, la nivelación de los subtipos de leucocitos, estimulación de la migración de neutrófilos y macrófagos, disminución de eosinófilos en sangre y tejidos, incremento de la producción de citocinas, así como la estimulación de su actividad, regulación del sistema del complemento e incremento de número y función de las células natural killer (Dalmau-Santamaría, 2014).

Se ha evaluado el valor de la acupuntura principalmente sobre la sintomatología provocada por las patologías oncológicas y sobre las consecuencias producidas por la quimio- terapia. Estudios han demostrado la mejor influencia de esta técnica sobre la disminución de efectos adversos como las náuseas y los vómitos, superando el efecto de medicamentos antieméticos. Se han demostrado influencias favorecedoras sobre otros síntomas del cáncer, como la pérdida de peso, fatiga, ansiedad, depresión, insomnio, oleadas de calor, constipación, diarrea, igualmente sobre síntomas psicológicos como depresión y ansiedad. (Vélez, 2015).

La acupuntura genera cambios locales y sistémicos, liberando betaendorfinas, Sustancia P y citocinas antiinflamatorias, incluyendo activación de células mediadoras inmunitarias. Se describen 3 puntos acupunturales que tienen efectos sobre el sistema inmunológico: IG$ (Hegu), PC 6 (Neiguan) y E 36 (Zuzanli), este último es el punto número 36 del canal del estómago, y es el que tiene mayor actividad energética del meridiano, se lo vincula en tratamiento de enfermedades inmunitarias. Pudiendo generar un descenso en niveles de TNF, INF, IL 6, además de activar células NK sin que se altere su número. (A.P. Sánchez & M. Ángel, 2012).

La acupuntura es un tratamiento de la Medicina China que posee múltiples beneficios para la salud, entre ellos tenemos a los mecanismos inmunomoduladores mediante la liberación de endorfinas y ACTH, para aliviar el estrés, anticancerígenos, así se destaca entre los tratamientos complementarios para pacientes con cáncer, ayudando a contrarrestar efectos secundarios de la quimioterapia, radioterapia y cirugía. (Moló, 2015).

Las células NK son la primera línea de defensa inmunitaria contra células cancerígenas, contempladas como la defensa contra la propagación metastásica de células tumorales, es decir son los guardaespaldas de nuestro sistema de defensa, ya que son capaces de eliminar células malignas con crecimiento acelerado y descontrolado. Su efecto potenciador se ve estimulado por la descarga de citoquinas inmunorreguladoras, así como la liberación de perforinas y granzimas que destruyen a células mutadas. La disminución de este tipo de células está asociado a altos niveles de estrés, por lo que es importante el control del estrés en pacientes con cáncer. El estrés también influye en la función y estructura del SNC, y altera el flujo normal de energía vital, esto a su vez repercute en la expresión linfocitaria a través de la modulación del gen CD95, suprimiendo la inmunidad y dando resistencia al cáncer. La acupuntura puede restaurar el flujo normal de energía y modifica respuesta inmunitaria a través de estímulos nerviosos simpáticos y parasimpáticos que modifican positivamente la respuesta celular, y por consiguiente, el proceso de carcinogénesis. (A.P. Sánchez & M. Ángel, 2012).

En varios estudios se ha demostrado la estrecha relación entre la acupuntura y el sistema nervioso autónomo. Actualmente se cree que el desequilibrio entre la actividad parasimpática y simpática es modulado por la acupuntura. En el control endocrino, la electroacupuntura estimula la liberación de serotonina del hipotálamo y el área del tallo cerebral superior, además induce a liberar opiáceos endógenos como la encefalina, endomorfina o la beta-endorfina que posteriormente alivia el dolor producido por el cáncer; la electroacupuntura cumple funciones en la estimulación de leucocitos mediante el eje hipotálamico-hipofisario-adrenal lo cual fue observado en experimentos que tuvieron entre sus resultados mejoras en el desempeño de células NK y linfocitos T con el objetivo de promover la recuperación de la función inmune. También se mencionan otros neurotransmisores como el glutamato, el ácido gamma-aminobutírico y factores neurotróficos provenientes del cerebro que llevan a pacientes con cáncer a experimentar sensaciones de euforia y tratar problemas psicológicos. (Tsai-Ju Chien, 2013).

La acupuntura puede ser muy eficiente debido a sus efectos antiinflamatorios a través de la inhibición central del sistema inmune innato. También existe información sobre la estimulación del nervio vago que inhibe la activación de macrófagos y producción de diversas citoquinas proinflamatorias. (Moló, 2015).

El cáncer es una enfermedad en donde el constante deterioro e inflamación ocasiona alteración a nivel del sistema inmunológico. Es por ello que la mejor solución es enfocarnos en mejorar y fortalecer el Sistema Inmune mediante métodos como la acupuntura, mas no deteriorarlo con terapias que solo merman la defensa inmunológica. El tumor vendría a convertirse en la consecuencia de la enfermedad, y no el origen del problema. (Moló, 2015).

Imagen obtenida de la web www.bbc.com

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.